Alimentación del bebé

Introducir los cereales: sin prisas

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia exclusiva hasta los seis meses. A partir de esta edad se pueden ir introduciendo alimentos sólidos.

Introducir los cereales: sin prisas

Los biberones de cereales son una de las opciones más frecuentes en la alimentación del bebé, aunque no todos los pequeños los admiten. Si es el caso de tu hijo, no tienes por qué preocuparte. Según los expertos, no hay ningún motivo para inquietarse mientras el niño tome pecho.

¿Por qué? Porque los cereales no son más alimento que la leche materna. De hecho, la leche materna está considerada como el mejor alimento del mundo, el más completo y el más equilibrado, ya que tiene todas las vitaminas y todos los nutrientes que cualquier niño necesita para su correcto desarrollo y para crecer. 

Si además te estás preguntando si los niños duermen más por comer cereales, la respuesta es no. Hace tiempo de hecho que quedó demostrado que los niños que se alimentan con cereales por la noche no duermen más que los que toman pecho. Y aunque así fuera, los expertos recomiendan no sacrificar la leche materna en beneficio de los cereales pensando que así los pequeños conciliarán más y mejor el sueño. ¡En absoluto! 

Ahora bien, por mucho que se defienda la leche materna, a partir de una determinada edad, la dieta del niño tendrá que enriquecerse y, por tanto, habrá que ir introduciendo nuevos alimentos en ella a medida que crezca.

Es en ese momento cuando tendrás que tener muy presente que los bebés comen sin sal, así que aunque a ti te parezca que la comida está sosa no añadas sal a ninguna de las preparaciones que hagas.

Además, en la medida de lo posible hay que evitar el consumo de azúcar. Este elemento se encuentra presente en prácticamente todos los productos industriales. Así que, no le des una fuente extra. Nosotros te aconsejamos que la fuente principal de azúcar sea la que ya tienen las frutas y cereales.

 

Sobrepeso y obesidad

Debido a que de la alimentación recibimos la energía y los nutrientes necesarios para desarrollarnos a todos los niveles, es importante que ésta sea lo más variada posible a todas las edades. Sí, sí, también en los primeros años de vida. 

Algo que lamentablemente no siempre se consigue en nuestro país, a la luz de los datos sobre los niveles de obesidad y sobrepeso que aquí se registran. Actualmente en España existe un problema grave de sobrepeso y obesidad entre la población infantil, por eso es importante que los productos con los que alimentamos a los pequeños sean lo más naturales posibles ¡siempre!. 

Para conseguirlo es importante que tratemos de cocinarlos en casa, que evitemos los platos precocinados así como la comida rápida y los excesos de grasas. 

Evitar el sobrepeso consiste también en educar en hábitos saludables. Sólo así estaremos estableciendo una buena base para que los niños de hoy sean adultos saludables mañana. 

CONTINÚA LEYENDO