Alimentación infantil

La importancia de comer purés naturales en bebés

3 minutos

A partir de los 6 meses los bebés empiezan a tomar purés de verduras y será vuestro pediatra el que os indicará las que debéis introducir al principio.

También te puede interesar: Su alimentación cambia al cumplir un año
puré de verduras para niños

Cuando el bebé empieza con la alimentación complementaria a partir de los seis meses, la mejor opción es prepararle las papillas en casa. Veamos unos consejos para preparar las papillas del bebé, que harán que sea un alimento sano y seguro.

Aunque existen tarritos de comida para bebés en el mercado que tienen que pasar controles de calidad (y estos nos pueden sacar de algún aprieto en ocasiones), lo mejor es la comida casera elaborada por los papás.

Es verdad que la papilla hecha en casa necesita algo de tiempo: lavar, pelar, cortar, mezclar; si el tiempo es justo, se puede echar mano de pequeños electrodomésticos multifunción, que aceleran notablemente la preparación y la homogeneización: mamá y papá podrán dar rienda suelta a su imaginación inventando platos nuevos y gustosos, de las papillas más sencillas a las comidas más sabrosas para su niño y ¿por qué no? ¡para toda la familia!

Los purés caseros tienen múltiples beneficios. Los niños se acostumbran a los sabores de las comidas hechas en casa. Los padres saben con certeza de dónde viene y cómo fue preparado lo que el bebé va a comer. Se ahorra dinero. Hacer la comida es un gesto de amor diario. Pero tener tiempo para prepararla cuidadosamente es más difícil... por eso hoy venimos con unos consejos prácticos:

Mis niños se acostumbran a los sabores de las comidas hechas en casa.
Sé exactamente de dónde viene y cómo fue preparado lo que mi bebé va a comer.
Ahorro dinero. De un camote o sweet potato orgánico mediano/grande me sale el equivalente de 7 u 8 envases de papilla.



Consejos para preparar los purés caseros

1.   Adquirir las hortalizas lo más frescas posibles. Lo mejor para elaborar estos alimentos es escoger productos frescos de temporada, naturales (mejor al corte que envasados) e incluso ecológicos.

2.   Lo ideal es cocinarlas en cuanto se llega a casa o lo más rápidamente posible.

3.   Lavarlas enteras, sin trocear, sumergiéndolas en agua rápidamente pero sin dejarlas nunca en remojo porque también perderíais nutrientes innecesariamente.

4.   Cocinarlas sin perder los nutrientes con la ayuda de un robot de cocina que facilita la vida a los papás. Es un pequeño electrodoméstico ideal para acompañar al niño durante todo el periodo de destete: útil para preparar de manera sencilla y con amor una papilla sana y digerible a base de alimentos frescos, cocinados al vapor y homogeneizados. El electrodoméstico conserva el sabor natural de los alimentos, los nutrientes, en especial las vitaminas y las sales minerales y favorece la digeribilidad de la papilla.

5. Haz la cantidad que utilizas una semana porque es lo eficaz y productivo. Envasarlo inmediatamente por raciones individuales y conservarlo un máximo de 2 días en la nevera o congelarlo para varias semanas.

Etiquetas: alimentación complementaria, alimentación del bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS