Alimentación en los primeros 1000 días

La importancia de la alimentación en los primeros mil días del bebé

Los primeros 1000 días del bebé son claves en su desarrollo. Y, entre otras cosas, tenemos que tener especial cuidado con su alimentación en este periodo de tiempo, ya que se sentarán las bases de su alimentación futura. ¿Cómo cuidarla? Te lo explicamos.

alimentacion
Fuente: iStock

Comer bien es una tarea que ha ido cobrando especial importancia en los últimos años. Si es difícil hacerlo para nosotros mismos, alimentar de forma correcta y saludable a un bebé puede ser una tarea titánica. Suele ser un tema complejo de gestionar, ya que buscamos darle lo mejor pero no siempre disponemos del tiempo para elaborar una receta casera o no tenemos toda la información sobre qué es lo mejor, qué ingrediente elegir o en qué formato dárselo al bebé.

Lo cierto es que, a pesar de este posible desconocimiento, hay que saber que la alimentación y, en concreto, la de los 1.000 primeros días es clave para garantizar el buen desarrollo del niño o niña.

¿Qué significa alimentar bien a un bebé durante sus primeros mil días de vida?

Empecemos por el principio. Los primeros mil días de vida es un concepto que nace a partir de una serie publicada por la revista The Lancet acerca de desnutrición materno-infantil. Desde ese momento, el término ha sido utilizado por organizaciones no gubernamentales, investigadores de salud y artículos científicos. Este periodo engloba desde el embarazo hasta los dos años de vida del bebé y en este tiempo, el crecimiento y desarrollo son rápidos y como tal, los requerimientos nutricionales son altos.

 

En cada una de estas etapas, la alimentación es completamente diferente: habrá de adaptarse a las necesidades específicas de la madre y del bebé en cada periodo. De aquí la importancia de cubrir las necesidades nutricionales del bebé correctamente.

Además de este motivo, durante los mil primeros días de vida del bebé se produce el mayor aumento en tamaño y maduración del cerebro y del sistema inmune. A los 6 meses, el cerebro alcanza el 50% de su tamaño, a los 3 años el 85% del tamaño final. De ahí, la importancia de aportar los nutrientes necesarios para garantizar su correcto desarrollo. Y es que este es un período crucial, es decir, lo que no consigan suplir en estos mil días, no será posible recuperarlo después. Además, una alimentación adecuada en los 1.000 primeros días de vida es clave para la prevención de enfermedades agudas y crónicas a corto y largo plazo.

¿Qué dar de comer al bebé durante los primeros mil días de vida?

En estos primeros mil días que, como hemos indicado antes, van desde el embarazo hasta los dos años de edad del niño, se suceden diferentes etapas. El peque pasará primero por la lactancia materna, mixta o artificial y, a partir de los seis meses, podremos comenzar con la alimentación complementaria.

Algunas familias optarán por comenzar con los cereales, las papillas o las comidas trituradas. Otras, sin embargo, abogarán por el cada vez más codiciado BLW (Baby Led Weaning), el proceso por el cual dejamos que el niño coma solo los alimentos (anteriormente elegidos con cuidado y procesados para su correcta ingesta) y, de esta manera, supla sus necesidades nutricionales: será él el que decida cuándo no quiere más. Así, poco a poco, iremos apostando más por los alimentos en diferentes texturas y disminuiremos con las pautas establecidas por el pediatra del peque, la lactancia hasta llegar, finalmente, al destete.

Como hemos explicado, la alimentación de los primeros mil días del bebé será clave para su desarrollo posterior. Por eso, las familias han de elegir los mejores productos y olvidarse, entre otros, de productos que contengan ingredientes que no sean de origen natural. Existen marcas completamente concienciadas con la importancia de la alimentación en este periodo de tiempo, como ROOTS, que ofrece recetas específicas para cada periodo: embarazo y lactancia, de los seis a los 12 meses y para ofrecer a partir del primer año de vida. Todas adaptadas a las necesidades específicas del bebé y elaboradas con ingredientes orgánicos y naturales.

 

Artículo elaborado por Elena Toledano, Dietista y Nutricionista de ROOTS Mindfoodness

Vídeo de la semana

Continúa leyendo