Vídeo de la semana

PATROCINADO

La leche de cabra, la mejor alternativa para la alimentación de tu bebé

Es más digestiva, conserva más componentes naturales de la leche, tiene menor carga alergénica y su composición más parecida a la leche materna que la de vaca.

Bebé
Bebé

La leche materna es el mejor alimento para un recién nacido. Todos los especialistas médicos, ante las evidencias científicas, así lo afirman. Pero no todas las mamás quieren o tienen la posibilidad de dar el pecho a sus hijos, sobre todo a partir de los seis meses de vida, fecha en la que se inicia la alimentación complementaria y en la que muchas mujeres ya no pueden dedicarse en exclusiva a la crianza de su tesoro más preciado por distintos motivos.

La leche es durante muchos años el alimento más importante en la dieta de los bebés, y por eso es fundamental para su salud y para la tranquilidad de los adultos de la casa que exista una alternativa recomendable a la leche materna. Ya sea para dietas basadas en lactancia mixta o artificial, la leche de continuación de cabra lo es. 

No has leído mal, ni tampoco nos hemos equivocado al escribir el animal del que proviene la leche revolucionaria de la que vamos a hablarte en las próximas líneas. La mayoría de las mamás y papás relacionan la leche de fórmula con la vaca porque es a partir de este animal como se elaboran, pero no todas. Además, los procesos de elaboración de estas leches son complejos y se les añaden componentes artificiales para hacerlas más parecidas a la leche materna. 

Niña y cabra
Niña y cabra

Hay varios aspectos concretos que convierten a la leche de continuación a base de leche de cabra en un alimento más recomendable que las elaboradas a partir de leche de vaca, dos de los cuales son especialmente reseñables. 

Por un lado, la leche de cabra se asemeja mucho más a la leche materna, con la que comparte numerosas semejanzas en su composición, como por ejemplo una carga proteica muy parecida, y también porque su tipo de secreción, igual que ocurre con la materna, permite que conserve más componentes naturales de la leche. 

Y, por otro lado, es más digestiva porque el cuajo que se forma en el estómago del bebé es más esponjoso y suave, lo cual facilita su mejor asimilación por parte del organismo del niño. Esto convierte a Capricare en una solución inmejorable para la lactancia mixta y en la alternativa a la leche materna más saludable que existe en el mercado.

Otros beneficios

Un detalle muy importante de la leche de cabra es que contiene una menor carga alergénica que la leche de vaca. Esta es una virtud de este producto que aporta una gran carga de certidumbre a unos padres muy necesitados de ella cuando van a confiar en un tercer actor la alimentación de su hijo pequeño, y más si cabe teniendo en cuenta el aumento de alergias alimentarias detectadas en los niños pequeños en los últimos tiempos. Eso sí, pueden existir alergias cruzadas por lo que siempre es recomendable consultarlo previamente con el pediatra.

Por otro lado, estudios científicos como algunos de los citados en este artículo, la leche de continuación de cabra ayuda a reducir el estreñimiento leve y la aparición de los temidos cólicos en los primeros meses de vida en comparación las leches de fórmula de origen bovino. A ello contribuye, más allá de la composición de la leche de cabra, que los productos de Capricare se elaboran mediante un proceso de elaboración más sencillo y natural

Leche de Capricare
Leche de Capricare

Enriquecida con todos los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo de un recién nacido -calcio, DHA, ARA, vitamina D y hierro, entre otros, la nuevas fórmulas de Capricare clínicamente probadas contienen menos aceites vegetales que la leche de continuación de vaca y más componentes celulares beneficiosos, y al mismo tiempo son ricas en ácidos grasos Omega 3 y Omega 6, fundamentales para la salud del ser humano.

Además, aprovechan el 100% de las proteínas de la leche de cabra que se utiliza como materia prima porque solo se utiliza entera, lo cual garantiza que no se manipule ni se descomponga, y esto permite también que su proceso de fabricación se minimice muchísimo, de modo que solo dura tres días. 

Capricare ofrece tres tipos de leches adecuadas para cada etapa del crecimiento: la fórmula de iniciación, apta hasta los seis meses de vida; la de continuación, de los seis meses en adelante; y la de crecimiento, un producto para niños a partir de los doce meses de vida.