Lactancia materna

La leche materna de laboratorio ya es una realidad: una empresa la patenta

¿Darías a tu hijo leche que, aparentemente, tiene las mismas características que la leche materna pero que, sin embargo, ha sido creada en un laboratorio? Ahora te lo puedes plantear seriamente porque es casi una realidad.

leche
Fuente: iStock

Ya hemos contado en otras ocasiones que la leche materna es uno de los líquidos con la composición más complicada de entender. Y es que, al ser producida por el cuerpo humano, su composición no está del todo clara y, lo más importante, no es estática: la misma, que afecta a su color y a su apariencia, va cambiando en función de las necesidades del bebé y de la mamá.

Si uno de los dos está enfermo, el cuerpo de la mujer será capaz de crear anticuerpos para luchar contra ese virus o enfermedad. Si el bebé tiene un resfriado: la leche materna se transformará para aportar los anticuerpos necesarios para acabar con él y superarlo. Caso claro se ha venido viendo con la infección por SARS-CoV-2: si la madre o el bebé presentasen infección, la leche materna crearía los anticuerpos para superarla.

Esta característica, entre otras, ha hecho que los continuos proyectos de farmacéuticas y otras empresas por crear leche humana en laboratorio hayan fracasado. Y es que, de hacerlo, tendría una composición fija, no variable, lo más característico de la leche materna.

Sin embargo, hace varios años financió con más de tres millones de dólares un proyecto relacionado con esta materia. Ahora, la empresa a la que financió, BIOMILQ, acaba de anunciar la producción de la primera leche humana de cultivo celular del mundo fuera del seno materno.

¿Una leche materna de laboratorio?

El objetivo de esta leche no es, ni mucho menos, el de sustituir a la leche materna, sino más ayudar a las madres que tienen problemas para suplir las necesidades nutricionales del bebé a través de la lactancia, así como para madres con problemas de hipogalactia. De hecho, esta investigación dio comienzo después de que la fundadora de BIOMILQ, Leila Strickland, tuviera dicho problema en su maternidad.

Además, puede suponer la solución para bebés con alergias a diferentes proteínas de la leche (e, incluso, para bebés con alergia a la leche de vaca) materna que no pueden practicar la lactancia con sus madres. “Debido a que nuestro producto se produce fuera del cuerpo en un entorno controlado y estéril, nuestra leche está libre de toxinas, alérgenos y medicinas que en ocasiones se detectan en la leche provenientes de las mamas”, explican en la página web de la compañía.

No es igual que la leche materna

“El fluido ha conseguido perfiles de macronutrientes que coinciden estrechamente con los tipos y proporciones esperados de proteínas, carbohidratos complejos, ácidos grasos y otros lípidos presentes en la leche materna”, han asegurado los creadores en una nota de prensa. Además, aseguran que tiene algunas proteínas que, además de alimentar, son capaces de protegerlos frente a algunas infecciones y a ayudar a su desarrollo inmunológico.

Sin embargo, son claros al afirmar que el resultado nunca podrá sustituir a la lactancia ni tiene todas las características de la leche materna: “Los cambios hormonales, las señales del bebé, el contacto piel con piel e, incluso, el entorno, afectan a la complejidad dinámica de la leche materna y eso es casi imposible de replicar”, afirma Jennifer Smilolowittz, asesora técnica de la compañía.

Esperan que el producto esté listo para su comercialización dentro de cinco años aproximadamente.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo