Lactancia materna

La leche materna de las madres puede mejorar la salud cardíaca de los bebés prematuros

Un bebé prematuro puede enfrentarse a más problemas de salud que los bebés nacidos a término. Un nuevo estudio ha encontrado que la leche materna podría mejorar su salud cardíaca.

La leche materna de las madres puede mejorar la salud cardíaca de los bebés prematuros
Foto: Istock

Se considera que un bebé es prematuro cuando nace antes de la semana 37 de embarazo. Un embarazo normal dura alrededor de las 40 semanas. Como señalan los expertos, esas últimas semanas son importantes para el pleno desarrollo de varios órganos vitales (incluidos los pulmones y el cerebro) y para un aumento de peso saludable.

Es por eso por lo que los bebés prematuros pueden tener más problemas médicos, y pueden necesitar quedarse en el hospital durante más tiempo. Además, diferentes estudios han mostrado que pueden tener problemas de salud a largo plazo, como discapacidades físicas o problemas relacionados con el aprendizaje.

No en vano, los bebés prematuros pueden enfrentarse a más problemas de salud que los bebés nacidos a término. Y es que a los problemas de los pulmones, del cerebro o incluso del corazón, debemos sumarle los retrasos en el desarrollo y las discapacidades intelectuales. 

Sin embargo, un estudio reciente publicado en Journal of the American Association ha encontrado que los bebés prematuros alimentados con leche materna tuvieron una mejora significativa en su función cardíaca en el período de 12 meses. Esta noticia, no hay duda, es alentadora tanto para los padres de bebés prematuros como para los profesionales de la salud que buscan proporcionar a los pequeños un comienzo de vida lo más saludable posible.

Principales detalles del estudio

Los investigadores analizaron datos de bebés que participaban en el Programa de Resultados Respiratorios y Prematuros de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en Estados Unidos. En total participaron ochenta bebés nacidos antes de las 29 semanas de embarazo durante 2011 a 2013.

Los bebés que fueron alimentados con leche materna de su propia madre durante al menos 28 días fueron denominados como parte del grupo de alta leche materna. Mientras que los bebés que recibieron leche materna de su madre durante menos de 28 días, y recibieron leche de fórmula o leche materna de una mamá donante para complementar, fueron considerados como parte del grupo de baja leche materna.

A su vez, los investigadores realizaron ecocardiogramas en los bebés tanto a las 32 como a las 36 semanas de vida, y luego en la marca de un año corregida (esto es, en el punto en el que el bebé habría tenido un año si hubiera nacido a término). De esta manera, los científicos pudieron tomar medidas del corazón, y evaluar con ello su utilidad.

Una vez seleccionados los datos, los investigadores descubrieron que aquellos bebés que formaban parte del primer grupo (es decir, del grupo de alta leche materna) experimentaron una mejor función cardíaca después de un año. Incluso el rendimiento de su corazón se acercó al de los bebés de la misma edad que habían nacido a término.

Beneficios de la leche materna en bebés prematuros
Foto: Istock

Como señalan los propios autores, debemos tener en cuenta que aún cuando los hallazgos son prometedores, el estudio tuvo algunas limitaciones. Los datos fueron recopilados como parte de un análisis post-hoc, ya que los investigadores se encontraban estudiando otros temas, pero pudieron extraer la información para crear este estudio secundario observacional.

Por otro lado, la prueba únicamente analizó los resultados a corto plazo en los bebés, por lo que no se conoce si las mejoras conseguidas por la alimentación con leche materna se traduciría finalmente en revertir los problemas cardíacos a largo plazo.

Sea como fuere, debido a que es posible que los corazones de los bebés prematuros no hayan podido formarse correctamente antes del nacimiento, pudiendo experimentar bloqueos de las válvulas cardíacas o anomalías septales, o un riesgo mayor de enfermedad cardíaca congénita, los investigadores notan el beneficio potencial derivado de los hallazgos.

Si bien es cierto que los hallazgos del estudio no intentan decir que la leche materna de la mamá puede aliviar muchos de estos problemas cardíacos, sí es cierto que los bebés que tomaron más cantidad de la propia leche de su madre tuvieron un desempeño cardíaco más fuerte. Aunque se desconoce cómo la leche materna pudo influir en la mejora, aunque sí confirmaría que sus propiedades parecen contribuir a mejorar la salud cardíaca de los bebés.

Es necesario recordar que la leche que produce la mamá para el bebé prematuro está diseñada de manera única por la naturaleza para proporcionarle todo lo que necesita, como los oligosacáridos de la leche humana, lactoferrina (que es un poderoso antiinflamatorio), inmunoglobulinas, hormonas y factores de crecimiento, además de beneficios nutritivos.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo