Patrocinado

¡La leche materna es inimitable! Beneficios, ingredientes y alternativas

El nacimiento de un bebé es un regalo de la vida. Es uno de los períodos más hermosos y extraordinarios de tu vida. Pero de vez en cuando también puede ser muy agotador y algo estresante a medida que se adapta a su nueva responsabilidad y horario de sueño. Pero no te preocupes nadie puede cuidar mejor a tu bebé que tú.

Los papás tenemos un objetivo: dar al pequeño milagro que está en nuestros brazos todo el amor, la protección y la bondad que podamos. Y lograr que nuestro pequeño tenga un gran comienzo en la vida con la mejor nutrición.

¿Sabías que la grasa de la leche materna, llamada grasa láctea, es uno de los nutrientes más importantes que se encuentra de forma natural en la leche materna y que juega un papel crucial en el desarrollo cognitivo, cerebral e inmune del bebé? Los estudios revelan que juega un papel primordial en el desarrollo del sistema cognitivo, cerebral e inmunológico del bebé. Los lípidos constituyen aproximadamente dos tercios del cerebro y el 90% del desarrollo cerebral se produce durante los 3 primeros años de vida. La leche materna es rica en grasas, las cuales vehiculan vitaminas, importantes para satisfacer las necesidades nutritivas del bebé. La grasa láctea está compuesta por millones de glóbulos, cada uno recubierto por una membrana rica en componentes bioactivos esenciales. 

Beneficios incalculables de la leche materna para la mamá y para el bebé

La leche materna tiene grandes beneficios tanto para la mamá como para el bebé. La leche materna es el mejor alimento que existe para el bebé, proporcionando un gran aporte inmunológico y emocional creando un fuerte lazo afectivo con la madre. Tras el parto, la glándula mamaria produce un líquido conocido como calostro y que supone oro líquido para el bebé; el calostro es cremoso, abundante en proteínas, minerales, vitaminas y anticuerpos, lo que supone una fuente increíble de beneficios para el recién nacido. También es importante destacar que la leche materna promueve el buen desarrollo del sistema inmune, es fácil de digerir y disminuye la incidencia de cólicos y diarrea, promueve el desarrollo mental y puede ayudar a prevenir enfermedades de estilo de vida como la obesidad y la diabetes.

Sin embargo, no solo el bebé se ve beneficiado: la lactancia materna ayuda a la mejor recuperación de la madre tras el parto, cuando el bebé mama del pecho el organismo de la madre genera oxitocina y endorfinas, hormonas que le producen sensación de bienestar a la mamá y que, además, aceleran la involución uterina, es decir, aceleran el proceso para que el útero vuelva a su tamaño original. La lactancia materna una vez instaurada dentro de la nueva rutina que establecerán mamá y bebé, es un instrumento terapéutico de gran valor

Además para ti, mamá, también reporta beneficios tales como nutrir a tu bebé en cualquier momento y en cualquier lugar, así como dar el pecho te ayudará a reducir el riesgo de cáncer de ovario o de mama y reducir el riesgo de osteoporosis.

La leche materna, por tanto, cumple la función de cubrir la necesidad de hambre-sed, pero también ayuda al bebé a sentir seguridad en los brazos de la madre, sus beneficios no son solo una cuestión física, también influyen a nivel emocional. 

Y si me incorporo al trabajo, ¿cómo compaginarlo?

La lactancia materna es la mejor fuente de nutrición para tu bebé durante los primeros meses de vida. ¿Por qué es tan importante? Tiene todos los nutrientes que tu bebé necesita y además, tiene la ventaja adicional de proporcionar protección natural contra las infecciones.

Reincorporarse al trabajo no significa dejar de dar el pecho a nuestro bebé. Existen soluciones para mantener la lactancia cuando se acaba la baja maternal: se puede guardar la leche materna en la nevera, congelar, dar a demanda cuando se llega a casa…

Algunas mamás consiguen mantener más allá del año la lactancia materna, pero en la mayor parte de casos el bebé está siendo alimentado con leches infantiles y en especial con leche de continuación 2. Te aliviará tener, si no has podido guardar toda la leche materna que deseas, un bote de leche de fórmula en casa, como por ejemplo Hero Baby Pedialac 2, apta para bebés a partir de los 6 meses de vida.

¿Qué ingredientes componen la leche de continuación y sus beneficios?

La leche de continuación se caracteriza por ser rica en lípidos lácteos, en DHA que contribuye al correcto desarrollo visual del bebé, en ALA que contribuye al correcto desarrollo cerebral y los tejidos nerviosos. También están compuestas por ARA y GOS que contribuyen a reforzar sus defensas naturales y disponen de una importante cantidad en vitamina C que favorece la absorción de hierro, en vitamina A que contribuye al adecuado funcionamiento del sistema inmunitario y en vitamina D que contribuye al correcto desarrollo de los huesos de tu hijo. Es vital que tu bebé obtenga suficiente DHA, ARA, ALA y vitaminas para estimular el desarrollo de su cerebro, sus ojos y su sistema inmunológico.

Hay varias fórmulas en el mercado que cumplen con las especificaciones anteriores, como por ejemplo la nueva fórmula Hero Baby Pedialac 2, que contiene una combinación exclusiva de lípidos lácteos y otros nutrientes esenciales como DHA, ARA, ALA, GOS, que ayudan a desarrollar todas estas capacidades de tu bebé.

Las nuevas fórmulas infantiles de Hero Baby Pedialac se han desarrollado junto con la colaboración de un comité asesor de expertos independientes, formado por pediatras y nutricionistas de reconocido prestigio internacional. Son elaboradas siguiendo las últimas vías de innovación, siempre en base a los últimos avances científicos y según los niveles recomendados de nutrientes, consiguiendo posicionarse como pioneros en lípidos lácteos.
Gracias a ello, se aporta al lactante una mejora en su sistema inmune, su desarrollo cognitivo, desarrollo visual, así como reforzar sus defensas y favorecer el bienestar digestivo.

En todo caso, los pediatras nos recuerdan que la lactancia natural cubre todas las necesidades nutricionales del recién nacido, le protege de muchas enfermedades y, en definitiva, es buena tanto para la madre como para el bebé.

Continúa leyendo