Nutrición infantil

¿La manzanilla es adecuada para bebés y niños pequeños?

La manzanilla, en particular la infusión o el té de manzanilla, suele convertirse en un remedio tradicional muy socorrido cuando el bebé, o el niño pequeño, tiene cólicos, gases o dolor de estómago, debido sobre todo a sus diferentes cualidades y beneficios. Pero, ¿es una opción tan adecuada?

La manzanilla es adecuada para bebés y niños pequeños
Foto: Istock

La manzanilla, habitualmente en forma de infusión, ha conseguido convertirse en un remedio tradicional muy común por sus diferentes cualidades calmantes y relajantes, de manera que es posible prepararnos una taza cuando tenemos algún problema para dormir, nos sentimos ansiosos o nerviosos.

Si tendemos a tomar manzanilla de forma regular, especialmente en aquellos momentos en los que podemos sentirnos más angustiados o tenemos inconvenientes para conciliar el sueño, es normal que nos preguntemos si nuestro hijo (en particular si se trata de un bebé o un niño pequeño) puede también tomarla, sobre todo, si se trata de una opción segura.

De hecho, destaca como remedio natural para aliviar los cólicos y la irritabilidad entre los más pequeños, lo que se hace necesario preguntarnos hasta qué punto puede ser una opción útil, segura y recomendada. 

Por suerte, la infusión de manzanilla se considera como segura para los bebés y niños pequeños. Pero, a pesar de ello, esta bebida no se aconseja para todos los bebés, por lo que no solo es necesario esperar hasta que el pequeño cumpla cierta edad, sino que debemos atender a los límites en cuanto a la cantidad que le podemos ofrecer.

¿Qué es la infusión de manzanilla?

La infusión de manzanilla se caracteriza por ser una bebida caliente elaborada a partir de hierbas, concretamente con flores secas de manzanilla, infusionadas en agua caliente durante algunos minutos. 

La manzanilla es una hierba carminativa, por lo que puede ser de cierta utilidad a la hora de prevenir la formación de los gases y ayudar a su expulsión, motivo por el cual ha conseguido convertirse en un remedio tradicional interesante a la hora de calmar los cólicos de los bebés.

Pero la infusión de manzanilla también proporciona otros beneficios interesantes. Por ejemplo, actúa como un sedante suave, motivo por el cual los adultos suelen consumirla antes de acostarse, actuando como remedio relajante.

¿Es la infusión de manzanilla segura para el bebé y el niño pequeño?

Es muy común pensar que una determinada bebida, por el mero hecho de haber sido preparada con hierbas, especialmente al ser cien por cien natural, es una opción saludable, como ocurre con la infusión de manzanilla. Pero esto no significa que podamos darle al bebé cualquier cantidad de infusión.

Por un lado, es sumamente recomendable que, antes de ofrecerle manzanilla al bebé por primera vez, hablemos con su pediatra para que nos ayude a saber si es una opción o no segura. Esto es debido a que no sabemos cómo el niño podría reaccionar, dado que es la primera vez que se lo vamos a dar.

Manzanilla
Foto: Istock

Eso sí, también es imprescindible tener en cuenta que la infusión de manzanilla no es recomendable para bebés menores de 6 meses de edad, debido a que originalmente existen pocos datos concretos sobre los efectos de la manzanilla en los bebés.

Se recomienda que, en caso de ofrecérsela al bebé, se haga a partir de los 6 meses de edad porque a partir de esta edad tiende a ser común que los padres introduzcan alimentos más allá de la leche materna y / o la leche de fórmula, por lo que podría introducirse cuando se introducen otros líquidos, como el agua o el jugo natural de frutas.

Respecto a la cantidad, parece que la mayoría de expertos coinciden en señalar una dosis de alrededor de 15 mililitros, tres veces al día, como una cantidad adecuada y segura.

Cómo preparar la infusión de manzanilla fácilmente

Debido al riesgo de que las hojas sueltas estén contaminadas con la bacteria Clostridium Botulinum, que podría ser peligrosa para el bebé, solo se recomienda preparar la infusión de manzanilla utilizando bolsitas de infusión.

Para prepararla, tan solo debes hervir agua en una cacerola, y cuando empiece a hervir retirarla del fuego para añadir la bolsita de manzanilla, dejando en reposo durante 10 minutos. Una vez haya pasado este tiempo, debemos retirar la manzanilla y dejar que la bebida se enfríe a temperatura ambiente.

Posteriormente, es aconsejable ofrecerle al bebé la infusión de manzanilla con la ayuda de una cuchara, o bien tomar un único sorbo de té con la ayuda de un vaso o una taza.

¿Existe alguna alergia asociada con la manzanilla?

Tal y como han mostrado los estudios que se han llevado a cabo en este sentido, originalmente parecen existir pocos efectos secundarios asociados con la manzanilla, aunque cualquier persona con alergia a la ambrosía deben evitar su consumo.

Como alternativa, existen otras hierbas con cualidades carminativas y relajantes que también podrían prepararse como infusión con la finalidad de sustituir la manzanilla, y que podrían ser seguras en estos casos, como podría ocurrir con el cilantro o el hinojo.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo