Salud durante la lactancia

Lactancia materna: ¿Es posible tatuarse si estás amamantando?

Una vez ha nacido el bebé, es normal que en algunos momentos surjan algunas dudas relacionadas con el período de la lactancia materna. Y una de ellas podría ser si hacerse un tatuaje puede ser adecuado o un riesgo para el bebé.

Tanto si te gustaban los tatuajes antes del embarazo, como si se he te ha ocurrido hacerte uno por primera vez ahora, si acabas de dar a luz y / o le estás dando el pecho a tu hijo/a es normal que te preguntes si ambas opciones son compatibles. 

Lo cierto es que, en realidad, la respuesta a la cuestión de tatuarse durante la lactancia materna no está del todo resuelta, ya que, si en teoría los riesgos o peligros de un tatuaje son mínimos tanto para una mujer que amamanta como para su hijo, los estudios que existen al respecto son casi inexistentes, lo que significa que los expertos no pueden afirmar con certeza que tatuarse sea una opción segura durante la lactancia materna.

¿Puede una mujer hacerse un tatuaje durante la lactancia materna?

En nuestro país, el índice de popularidad de los tatuajes se encuentra en buena forma, especialmente después de que hayan aumentado considerablemente en los últimos años. Y, además, particularmente entre las mujeres jóvenes, sobre todo entre 25 a 34 años.

Pero, a falta de estudios concluyentes, es necesario indicar que, al menos por el momento, no se ha establecido una relación de causalidad entre la tinta de un tatuaje y la calidad de la leche producida por la mamá

Eso sí, es imprescindible tener en cuenta otro elemento importante: hasta ahora, se desconoce si la tinta permanece bien en la dermis, sin “migrar” hacia los conductos galactóforos, que son los conductos que transportan la leche desde los distintos lóbulos mamarios al pezón.

No obstante, los especialistas tienden a desaconsejar o contraindicar el tatuaje durante la lactancia materna porque hasta ahora no se sabe si las nanopartículas que potencialmente encontramos en las tintas pueden terminar pasando a la leche materna, ni las consecuencias que esto podría tener para un bebé en desarrollo en caso de que se traspasaran.

Tatuajes y lactancia materna
Foto: Istock

Además, también nos encontraríamos ante otro problema, relacionado con el hecho de que la mamá no pueda tomar ciertos antibióticos en caso de infección durante este período. Y es que entre los principales factores que pueden originar complicaciones, nos encontramos con el uso de equipos y herramientas no estériles (que pueden inducir un riesgo de transmisión de VIH, hepatitis C o tétanos), condiciones higiénicas poco adecuadas, reacciones alérgicas a los diferentes pigmentos utilizados, o cuidados después del tatuaje mal realizados o deficientes.

Esto significa que, cualquier mujer lactante que desee tatuarse, como cualquier otra persona, debe acudir a profesionales con experiencia que cumplan con las normas básicas de higiene.

¿Por qué algunas tintas sí pueden ser un riesgo?

Lo que en realidad suscita el debate sobre tatuarse o no durante la lactancia es el riesgo que podrían suponer las tintas que se utilizan a la hora de hacer el tatuaje.

Y es que algunas tintas contienen nanopartículas que pueden tener un efecto cancerígeno. Normalmente, se supone que deben permanecer bajo la piel, y no llegar al torrente sanguíneo ni a la leche materna. Pero, hasta ahora, se debe tener presente que la literatura médica es en realidad escasa sobre el tema, de forma que el conocimiento continúa siendo limitado.

Entre las tintas utilizadas para un tatuaje, existen algunas que podrían tener un efecto negativo en el cuerpo de la mamá y el bebé. Son los siguientes:

  • Cinabrio, hierro, mercurio y cadmio para tintas rojas
  • Cobalto para tintas azules
  • Aluminio y manganeso para violeta
  • Carbono o hierro para color negro
  • Zinc para color blanco

Además, nos encontramos con las cremas anestésicas, usadas comúnmente para aliviar el dolor. No obstante, sí se sabe que no existen contraindicaciones ni problemas en el uso de este tipo de cremas durante la lactancia, no teniendo impacto en la lactancia.

Por tanto, lo mejor es esperar hasta que finalice la lactancia materna. En cualquier caso, es evidente que no existe ningún tipo de contraindicación a la hora de amamantar al bebé cuando ya tienes un tatuaje en el cuerpo. Pero si te lo has hecho recientemente, lo mejor es vigilarlo, y reaccionar rápidamente acudiendo al dermatólogo en caso de infección.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo