Lactancia exclusiva

Lactancia materna exclusiva: los primeros pasos

3 minutos

Te enseñamos todo lo que debes saber sobre la lactancia exlusiva.

Lactancia

La  lactancia materna es maravillosa, aunque no siempre resulta tan agradable como nos imaginamos que sería. Mantener al bebé en la posición adecuada mientras le amamantamos puede facilitarnos mucho la lactancia, pero hay más cosas que debemos tener en cuenta.

La subida de la leche

Tras haber nacido nuestro bebé y durante sus primeros 2 a 5 días de vida tendrá una alimentación a base de calostro, un líquido amarillento rico en inmunoglobulinas y proteínas que se encarga de suplir las necesidades del bebé, hasta que se produzca ese cambio o subida de la leche.

Esa producción de leche va ligada a la hormona prolactina, mientras que su salida se ve estimulada por la acción de la oxitocina. Cuando el bebé mama, está provocando un aumento de la hormona prolactina y a la vez hace que se segregue oxitocina, de esa forma estimula tanto la producción como la salida de la leche.

Si todo es normal tanto para el bebé como para la madre, y la lactancia exclusiva se lleva a cabo de forma adecuada, la producción de leche irá en aumento. La mayoría de problemas surgen por los nervios o la adopción de una mala postura, así que saca a la gente de la habitación y tranquilízate, puedes pedir asesoramiento para adoptar la mejor postura a la hora de dar el pecho o incluso utilizar pezoneras que faciliten el enganche y la succión.

El primer agarre al pecho

Cuando los bebés nacen, generalmente pasan un rato despiertos e investigando todo aquello que hay a su alrededor, pero poco tiempo después caen rendidos y se duermen. Esta es una de las razones por las que es tan importante que nada más nacer, pongas a tu hijo en el pecho y le estimules para que empiece a mamar.

Otra de las razones sería que cuanto antes te suba la leche mucho mejor. Ten en cuenta que el calostro ayuda al recién nacido a protegerse de las infecciones, así como a cubrir todas aquellas necesidades que tenga durante sus primeros días de vida, pero la leche materna es el alimento que realmente necesita para llevar a cabo su desarrollo.

Cuida tus pezones

Cuando el bebé toma una buena postura en la que se agarra bien de la areola y nuestro pezón queda situado al fondo de su paladar, todo va bien y no sufriremos ningún daño que pueda provocar las temidas grietas. Pero es precisamente en los  primeros agarres cuando pueden surgir las lesiones, así que la postura y el cuidado de nuestros pezones es algo a tener muy en cuenta.

Durante el embarazo y antes de parir no es necesario que los cuidemos de ninguna manera especial es en los primeros enganches cuando hemos de aprender a ponerlo en la posición correcta. Si necesitas ayuda, pide consejo a la comadrona o las enfermeras.

Cambios del bebé en sus primeros días

Durante estos primeros días el bebé puede perder hasta un 10% del peso que tenía al nacer, pero una vez te suba la leche podrás comprobar cómo va subiendo de peso de forma progresiva. Si está bien alimentado, y tras eliminar el meconio, vas a notar que empieza a hacer pipí y caca más a menudo. Ese será el primer indicativo que toda va bien junto con la  temperatura corporal y el propio peso.

Estos primeros días son vitales para seguir con la lactancia materna, muchos familiares o amigos viene a visitarnos y opinan sobre lo ansioso o nervioso que parece el bebé y lo bien que le iría un biberón. Pero si tu decisión ha sido la de alimentarlo con tu propia leche durante esos 6 primeros meses que como mínimo se recomiendan, no suplementes su alimentación con leche artificial a menos que el pediatra te lo aconseje.

Si necesitas ayuda para aprender a amamantar de forma correcta, busca un grupo de apoyo a la lactancia materna en tu zona.

 

Puedes encontrar más información http://pezonesinvertidos.com

Etiquetas: alimentación del bebé, bebé, lactancia, lactancia materna, lactancia materna exclusiva, meconio, salud del bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS