Patrocinado

"Las papillas infantiles, una forma sencilla de incorporar nutrientes esenciales en su alimentación"

Adaptar la alimentación a cada etapa de desarrollo de nuestros hijos es de vital importancia para que tengan una dieta sana, completa y equilibrada. Te damos, de la mano de la nutricionista Yolanda Jiménez, colaboradora de Blevit (Laboratorios Ordesa), las claves para lograrlo.

Al igual que en los adultos, la alimentación en los niños juega un papel importante en la salud y el bienestar. Su dieta debe ser variada, agradable y adaptada a las necesidades de cada etapa y situación. Aparentemente lograr todo esto parece fácil, pero cuando nos ponemos manos a la obra, requiere de un esfuerzo y tiempo por parte de los padres y... ¡no siempre se consigue a la primera!

De la mano de Yolanda Jiménez, nutricionista experta colaboradora de Blevit (Laboratorios Ordesa), te damos las claves para que, de manera práctica y sencilla, consigas que la alimentación de tu hijo sea completa y equilibrada.

Ser Padres: Como nutricionista, ¿qué consejos das a los padres para que sepan que están alimentando correctamente a su pequeño?

Yolanda Jiménez: La alimentación de los pequeños es un tema en el cual los padres presentan muchas dudas e incertidumbres. Además, hoy en día vivimos hiperconectados, disponemos de muchísima información y, en muchas ocasiones, esta información deriva de fuentes poco fiables y que nos dan recomendaciones de lo más variopintas. El pediatra nos dará todos los consejos y recomendaciones así como nos enseñará la mejor manera de alimentar a nuestros hijos. Pero como consejo general podríamos decir que la base está en aplicar una dieta sana y equilibrada desde pequeñitos, ya que es la base para establecer unos buenos hábitos alimenticios. Para ello nos puede ayudar el crear un menú semanal en el cual estén presentes todas las raciones de los diferentes alimentos y practicar un poco el sentido común, por ejemplo, estamos de acuerdo que entre un bollo y un bocadillo de queso…nos quedamos con la segunda opción, ¿no?

S.P: ¿Realmente es tan difícil como parece confeccionar un menú completo y equilibrado? ¿Qué es lo más importante que no debemos pasar por alto?¡

Y.J: Aunque pueda parecer un engorro o algo complicado, hacer un menú semanal es la mejor manera de establecer una rutina de alimentos y llegar a las recomendaciones nutricionales, además de evitar estar todo el tiempo pensando que es lo que vamos a preparar para comer o cenar… La buena alimentación y los buenos hábitos alimenticios empiezan con una buena planificación. A grandes rasgos, remarcar la importancia de las frutas y verduras. Éstas deben estar presentes en cada comida, ¡no hacen vacaciones! Que la familia se acostumbre a los cereales integrales como los macarrones y demás, la quinoa, el cuscús… nos aportan fibra así como vitaminas y minerales. Ah, y controlar el aporte de alimentos proteicos que ofrecemos, nuestros niños hacen un consumo excesivo de sus raciones.

Las papillas Blevit 8 cereales con quinoa y frutas, por ejemplo, son perfectas para que nuestros hijos tomen cereales a partir de los 6 meses. Son una buena fuente de calcio, hierro y vitaminas y, además, no contienen azúcares añadidos. 

S.P: A muchos padres lo que más les cuesta es calcular las raciones de los diferentes alimentos que necesita su hijo, ¿conoces algún método o truco para estos papás?

Y.J: Muchas veces pensamos que el pequeño no come, pero lo que ocurre es que quizás en el plato ponemos demasiada cantidad. Primero, utilicemos una vajilla adaptada a su edad. Además, como consejo, podemos aplicar el método de la palma de la mano para calcular la ración adecuada para el niño. De hecho, este método lo podemos aplicar toda la familia, cada uno utilizará sus manos. Así por ejemplo, para conocer la cantidad de verdura que debe comer si le pedimos al niño que coloque las manos en forma de bol, la cantidad de verdura que le quepa será la ración adecuada para él.

Este método nos sirve para calcular las raciones de hidratos de carbono, frutas, alimentos proteicos…¡es muy útil!

S.P: ¿Cómo podemos combinar el menú de la guardería o el colegio con los platos preparados en casa?

Y.J: Volviendo al menú, ya que insisto en que es un hábito fantástico para ser consciente de lo que estamos comiendo y saber qué es lo que debemos modificar, es importante coordinar las cenas con las comidas que el pequeño realiza en la guardería o colegio, para no repetir alimentos y ofrecer una dieta variada. Así por ejemplo, si ha comido carne ya sea en forma de filete, hamburguesa, etc. por la noche ofreceremos otra fuente proteica como los huevos, el pescado o legumbres (recordemos que son proteínas vegetales).

Es importante pedir al centro el menú para realizar las combinaciones pertinentes. Otro ejemplo: si de primero ha comido un plato de pasta, arroz, patata… por la noche potenciaremos el consumo de verduras, ¿qué tal si le preparamos una cremita 2 colores de calabacín y zanahoria o una rica ensalada de tomatitos cherrys?

S.P: Finalmente y para concluir, ¿cuáles son tus recomendaciones para la alimentación de los bebés más pequeños que todavía están diversificando su alimentación?

Y.J: Para todas las mamás y papás que estén iniciando el proceso de diversificación alimentaria les recomiendo paciencia, al igual que para los niños un poco más mayores. Paciencia, sentido común, respetar el apetito del bebé y seguir los consejos de su pediatra. Es muy importante enseñar, desde que iniciamos la ingesta de alimentos sólidos, la apetencia por alimentos saludables. Actualmente, las recomendaciones son más flexibles, probablemente tu pediatra te habrá aconsejado empezar por alguno de estos 3 alimentos: fruta, verdura o cereales. Me gustaría remarcar la importancia de los cereales (que inicialmente ofreceremos sin gluten), constituyen uno de los pilares básicos en la alimentación del bebé, por ser una fuente importante de energía y poseer un elevado valor nutricional. ¡Son cucharadas cargadas de nutrientes! A cualquier edad, los cereales deben ser la base de una alimentación completa y equilibrada y en el caso de los bebés, las papillas infantiles son una forma sencilla de incorporar estos nutrientes en la alimentación de los más pequeños.

También te puede interesar:

Continúa leyendo