Lactancia materna

Las sustancias químicas PFAS pueden provocar un destete temprano

Un nuevo estudio ha encontrado que las sustancias PFAS podrían influir en el abandono de la lactancia materna de forma prematura. Estas sustancias las podemos encontrar en una amplia variedad de productos comunes.

Las sustancias químicas PFAS pueden provocar un destete temprano
Foto: Istock

Las PFAS, sustancias perfluoroalquilo y polifluoroalquilo, son una gran familia de más de seis mil compuestos orgánicos capaces de repeler el agua, la grasa y el polvo. Por este motivo, son ampliamente utilizados en muchos productos de uso diario, como productos de limpieza, lubricantes, envases de alimentos, sartenes antiadherentes (teflón) e incluso chaquetas impermeables.

Estas sustancias tienden a no descomponerse o se descomponen muy poco en el medio ambiente, contaminando los suelos, las aguas subterráneas y superficiales, motivo por el cual también son conocidas como “productos químicos eternos”. Así, a través de la contaminación del suelo y el agua, estos componentes pueden terminar en cultivos alimentarios, alimento para el ganado y el agua potable.

Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), sobre la base de estudios epidemiológicos, se ha establecido un vínculo del PFAS con los siguientes efectos sobre la salud: el sistema inmunológico (aunque por el momento no ha sido posible establecer si la exposición aumenta la susceptibilidad a las enfermedades o la frecuencia de estas); efectos sobre el desarrollo del feto, al causar una pequeña disminución del peso al nacer; niveles elevados de colesterol; y una alteración del funcionamiento del hígado, al aumentar el nivel de la enzima ALT.

Ahora, según una nueva investigación publicada en Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, los PFAS podrían afectar negativamente al proceso de lactancia materna. Concretamente, este estudio encontró que aquellas mamás que tenían una mayor exposición a estas sustancias podían tener un 20 por ciento más de probabilidades de dejar de amamantar de forma prematura. 

¿Qué son exactamente los PFAS?

Son productos químicos artificiales cuyas principales cualidades es repeler el polvo, el agua y el aceite. De ahí que sea muy común encontrarlos en muchos productos de consumo, desde telas resistentes a las manchas a envases de alimentos, pasando por cosméticos, alfombras e incluso utensilios de cocina antiadherentes.

Como mencionábamos al comienzo, la mayoría de los PFAS no se descomponen, de manera que pueden acabar acumulándose en nuestro cuerpo con el paso del tiempo. Y aunque pueden ser muy útiles, tienden a ser peligrosos cuando se encuentran presentes en grandes cantidades.

PFAS
Foto: Istock

De hecho, distintos estudios han encontrado que una exposición excesiva a los PFAS puede ser muy perjudicial para los seres humanos, incluyendo una disminución del peso al nacer, enfermedades hepáticas o renales, mayor riesgo de preeclampsia durante el embarazo, o hipertensión arterial.

Ahora, además, un nuevo estudio ha encontrado que una exposición a niveles altos de PFAS durante la gestación también puede originar un destete temprano en aquellas mamás que estén dando el pecho a sus bebés. 

¿Qué indica el estudio?

Durante la investigación, los científicos tomaron muestras de sangre de un grupo de mujeres embarazadas, y midieron sus niveles de PFAS. Luego, las mujeres proporcionaron información sobre su estado durante la lactancia cada semana, a la vez que completaron cuestionarios mucho más detallados a los 3 y 18 meses después del parto.

¿Cuáles fueron los resultados? Según los autores del estudio, una exposición a niveles altos de PFAS se relación con un destete temprano no deseado. Concretamente, las mamás tenían un 20 por ciento más de probabilidades de dejar de amamantar a sus bebés antes de tiempo.

Según los investigadores, el destete temprano se ha asociado tradicionalmente con factores psicológicos. Sin embargo, este estudio saca a la luz cómo los factores físicos también podrían afectar el proceso de lactancia materna, incidiendo en la importancia de ser conscientes de nuestra exposición al PFAS.

¿Cómo sería posible limitar la exposición a PFAS durante la gestación o la lactancia?

Conocer cuáles son los productos a evitar podría ser de muchísima ayuda a la hora de reducir nuestra exposición al PFAS. Lo más práctico, por ejemplo, es sustituir los utensilios de cocina antiadherentes por utensilios de vidrio, cerámica, acero inoxidable o hierro fundido.

También puede ser útil optar por telas y alfombras más naturales, que no sean resistentes a las manchas. Y escoger artículos de cuidado personal y cosméticos que no contengan ingredientes cuyos nombres empiecen con “perfluoro” o “fluoro”.

Eso sí, dado que existen varios miles de tipos distintos de PFAS, en cientos de diferentes tipos de productos, debemos tener en cuenta algo fundamental: evitar la exposición a estas sustancias no siempre es fácil. Aunque sí es aconsejable conocer en qué productos es más común encontrar estos compuestos, y evitarlo en la medida de lo posible.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo