¿Cuánta debemos darle?

Leche de fórmula: ¿qué pasa si le doy de más a mi bebé?

Es normal que como padres podáis tener dudas sobre la alimentación de vuestro bebé. Queréis su mejor desarrollo. Si estáis dándole leche de fórmula en vez de seguir la lactancia materna, quizá os habéis preguntado cuál es la cantidad adecuada y cuándo es el mejor momento para ofrecerle el alimento. Resuelve aquí estas dudas sobre el tema.

Según las recomendaciones de los especialistas, la lactancia materna exclusiva se aconseja durante los primeros seis meses de vida de un bebé. Sin embargo, puede haber diferentes razones por las que esta no sea la mejor opción para el niño y por ello se recurra a las leches de fórmula. Si es tu caso y optas por dar al bebé una lactancia artificial, es posible que tengas algunas dudas sobre la cantidad que debes ofrecerle.

¿Cuándo y cuánta leche debemos dar al bebé?

Tanto para saber cuál es la cantidad correcta, como para decidir cuándo debemos dársela, lo mejor es atender a lo que pide el bebé y, para ello, hay que aprender las señales de hambre que nos dé el niño.

Es posible que muchas veces hayas oído hablar de que la lactancia materna es a demanda y de que la alimentación con leche artificial se hace siguiendo unos horarios preestablecidos. Pero lo cierto es que: “el biberón también es a demanda”. Ya en 1982 lo recomendó de este modo la ESPGHAN, la Sociedad Europea en Gastroenterología, Hepatología y Nutrición en Pediatría.

Algo que debemos considerar es que la leche artificial tiene una digestión más difícil que la materna. Esto es porque la leche de pecho tiene más suero, que se digiere más fácilmente que la caseína, la cual está en mayor porcentaje en la leche artificial. Por eso esta se digiere más lentamente y por eso también se mantiene más tiempo en el estómago, más o menos unas 3 o 4 horas. Entonces, ¿podemos ofrecerle el biberón también según lo pida?

Normalmente, se suele dar un biberón cada 3 horas porque, de la misma manera que con la lactancia materna, no hace falta esperar a que el estómago del bebé esté vacío, ni tampoco es un problema ingerir leche artificial cuando aún hay lácteo anterior en proceso de digestión. Por lo tanto, si un niño requiere de alimento, aunque haya tomado un biberón hace 2 horas, hará una llamada o señal que indique que necesita comer.

Por todo ello, el tiempo no debe ser un límite, ni se debe ofrecer antes de tener hambre, ni tampoco dejar que esté un rato pidiendo “porque no le toca todavía”. Al final del día un bebé es capaz de organizar su consumo calórico.

madre y bebé
Fuente: iStock

Por otro lado, en cuanto a la cantidad, no hay que preocuparse excesivamente, ni tampoco hay que ser muy estrictos con un número concreto. Al igual que una persona adulta, cada bebé es diferente y mientras unos toman el biberón muy rápido, otros lo hacen lentamente y se sacian antes.

Esto quiere decir que no hay una cantidad que sirva para todos los niños, ya que un bebé puede necesitar más calorías y otro tener suficiente. De hecho, la propia cantidad puede variar en cada toma en el mismo menor.

No obstante, si quieres alguna medida aproximada, de media, los bebés necesitan en torno a 2 onzas y media de fórmula cada día. Más o menos unos 75 mililitros por cada 450 gramos de peso.

Eso sí, más allá de la cantidad orientativa, será el pediatra del niño el que mejor os aconseje en caso de dudas. Puedes programar visitas regulares para asegurarte de que su crecimiento va bien.

Continúa leyendo