Vídeo de la semana

Alternativa a la lactancia materna

Leches de continuación: ¿qué son y para qué sirven?

Son la alternativa para los niños que no toman leche materna a partir de los seis años de vida, y se elaboran de forma industrial enriquecidas con minerales y vitaminas, pero no tienen por qué ser más beneficiosas que la leche de vaca a partir del año de edad, que es cuando se puede incorporar esta a la dieta de un bebé.

Leche de continuación
Leche de continuación (Foto: depositphotos)

En ocasiones, tanta variedad de leches acaba provocando cierta confusión, y no nos referimos a las bebidas vegetales, que eso también da para otro tema, sino exclusivamente a las leches infantiles. En concreto, la leche de continuación es la que más dudas suele generar entre los futuros o recientes papás, que no tienen claro qué es exactamente y en qué se diferencia de la leche de fórmula, de la leche de vaca y, en menor medida, de la leche materna

La leche de continuación es un producto industrial enriquecido de forma artificial con minerales y vitaminas que el bebé necesita para su crecimiento. Se toma, en caso de que lo haga, solamente a partir de los seis meses, momento en el cual se inicia la alimentación complementaria según las recomendaciones sanitarias, y se le llama así porque sirve de enlace entre la leche materna o de fórmula inicial de los primeros seis meses de vida con la leche de vaca, que no se puede introducir en la dieta de los niños hasta que cumplen su primer año de edad. 

Es, por lo tanto, una leche de transición para todos aquellos niños que por un motivo o por otro ya no toman leche materna a partir del sexto mes de vida. En estos casos, las leches de continuación cubren las necesidades nutricionales del bebé gracias a su composición, ya que la ley estipula que aporte el 40% o 50% de los requerimientos energéticos diarios del niño y que garantice también el aporte de calcio que una persona de su edad necesita. 

¿Cuándo se toma?

Los fabricantes suelen diferenciarlas por números, ya que al fin y al cabo todas sus leches son de fórmula, productos de origen industrial. El 1 corresponde con lo que se conoce como leche de fórmula inicial; es decir, la alternativa a la leche materna desde el nacimiento. El 2, aunque es recomendable asegurarse leyendo bien el etiquetado, es la leche de continuación que se puede tomar entre los seis y los doce meses; y el 3 coincide con otra fórmula de continuación elaborada a partir de leche de vaca que suelen recomendar los fabricantes hasta los 3 años (36 meses).

Sin embargo, en lo que respecta a esta lo recomendable es consultar al pediatra de confianza, ya que son muchos los que aconsejan a los padres de la criatura introducir directamente la leche de vaca en la alimentación de su hijo a partir de los doce meses, sin hacer transición con un producto de continuación más allá de lo que haya tomado desde los seis a los doce meses. En definitiva, si tu bebé se alimenta de leche materna hasta que cumpla un año de vida, no será necesario que tome leche de continuación salvo que su pediatra diga lo contrario. 

Continúa leyendo