Lactancia materna

Los bebés que se alimentan de leche materna pueden tener menos riesgo de diabetes tipo 1

Ya sabemos que la lactancia materna puede ofrecer muchísimos beneficios no solo para el bebé, sino también para la mamá. Y, recientemente, hemos sabido que podría ayudar a proteger al bebé de la diabetes tipo 1.

Los bebés que se alimentan de leche materna pueden tener menos riesgo de diabetes tipo 1
Foto: Istock

Hay dos tipos de diabetes, que tienen poco en común, aparte de un aumento en los niveles de azúcar en la sangre. En el caso de la diabetes tipo 1, es un tipo de diabetes que aparece con mayor frecuencia en la infancia. La sed intensa y un apetito que contrasta con la rápida pérdida de peso suelen ser síntomas de advertencia.

Sin embargo, la diabetes tipo 2 se caracteriza por ser mucho más común, aunque afecta principalmente a personas mayores de 40 años de edad. No obstante, los expertos están alarmados, ya que en los últimos años han aumentado los casos de este tipo de diabetes entre niños y adolescentes.

Ya conocemos que la lactancia materna ofrece muchos beneficios tanto a la mamá como al bebé. Recientemente, por ejemplo, sabíamos que podría ser de muchísima utilidad a la hora de reducir el riesgo de que la madre sufra depresión posparto.

Y, ahora, una revisión reciente de la investigación existente hasta el momento ha encontrado que, algunos estudios, apoyarían una asociación entre períodos más largos de lactancia materna y un riesgo mucho menor de diabetes tipo 1.

Eso sí, como veremos a continuación, los investigadores todavía no tienen del todo clara una explicación para esta asociación.

¿Qué nos dice el estudio?

Los investigadores, del Karolinska Institutet en Solna, Suecia, realizaron una revisión sistemática y un metanálisis de los diferentes estudios existentes sobre el papel que la dieta infantil podría tener en el desarrollo de este tipo de diabetes.

Para ello, los científicos examinaron un total 5.935 artículos publicados en revistas médicas hasta el mes de octubre de 2020. Identificaron 96 estudios relevantes, los cuales proporcionaron resultados sobre la dieta y el riesgo de diabetes tipo 1 en los más pequeños.

Beneficios de la lactancia para prevenir diabetes en bebés
Foto: Istock

En total, evaluaron un total de 26 factores dietéticos, entre los que se encontraban la lactancia materna, la edad de introducción a los distintos alimentos y la dieta en los bebés. Y la investigación más sólida encontró una asociación entre períodos más prolongados de lactancia y la introducción posterior al gluten y un menor riesgo de diabetes tipo 1.

Encontraron, de hecho, que los bebés que habían sido amamantados durante al menos seis a 12 meses tenían un riesgo 61 por ciento menor de desarrollar diabetes tipo 1, en comparación con otros bebés. Y aquellos a los que se les introdujo el gluten entre los tres y los seis meses de edad tenían un 64 por ciento menos de probabilidades de desarrollar diabetes tipo 1, que los que se introdujeron al gluten antes.

Como señalan los investigadores, los hallazgos respaldarían que una lactancia materna prolongada, y la introducción posterior no solo del gluten, sino de la la leche de vaca y la fruta, podrían ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 1.

Aún cuando los investigadores no estudiaron los mecanismos que podrían explicar las asociaciones, investigaciones anteriores sí han demostrado que períodos prolongados de lactancia materna tienen efectos generalmente positivos tanto en el sistema inmunológico y la salud intestinal de un bebé.

Por otro lado, otros estudios experimentales encontraron que el gluten podría dificultar la producción de insulina, lo que ayudaría a controlar el nivel de glucosa en sangre.

Debemos tener en cuenta, como señalan los autores, que hay en realidad muchos factores dietéticos de interés potencial, aunque la evidencia, por el momento, continúa siendo débil, por lo que se requieren más estudios de mayor calidad.

Indican, además, que, al menos, es positivo que la probabilidad de que una persona desarrolle diabetes tipo 1 es baja, aún cuando no se inicie la lactancia materna, o si se introduce el gluten de forma temprana.

Recordar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna durante los primeros 6 meses de vida del bebé. Y, en caso de ser posible, hasta al menos los 2 años. Pero la forma de alimentar a nuestro hijo/a es una decisión personal, y la lactancia materna, es cierto, no funciona para todos, por distintas razones.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo