Lactancia materna

Los beneficios psicológicos de la lactancia materna en la madre

La lactancia no solo es beneficiosa para el bebé. Y tampoco lo es para la madre solo en el plano físico: esta práctica reporta muchos beneficios a nivel psicológico.

Esta semana se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna. Este año, el lema gira en torno a la necesidad de apoyo que necesitan las madres para lograr alargar la lactancia con sus bebés después de volver al trabajo; así como a la necesidad de visibilizar una de las prácticas más ancestrales que tenemos los humanos y que nos conecta con nuestro instinto más animal.

Los beneficios psicológicos de la lactancia materna en la madre
Fuente: iStock

Y es que, basándose en todos los beneficios que reporta la lactancia materna sobre el recién nacido, la OMS no se cansa de explicar que esta forma de alimentación es la más sana y completa para el bebé hasta que cumple los seis meses de edad y que, además, sigue siendo recomendable hasta los dos años (y hasta que tanto la madre como el niño quieran seguir manteniéndola). Sin embargo, las cifras hablan por sí solas: tan solo un 25% de las madres en España mantienen la lactancia más allá de los seis meses. Algunas, de hecho, abandonan la práctica cuando se termina la baja laboral, por las dificultades para conciliar vida laboral y vida materna.

Algo contraproducente si tenemos en cuenta todos los beneficios que reporta la lactancia, no solo al bebé, sino también a la madre lactante. Beneficios que van más allá del plano físico (aunque físicamente también es muy beneficiosa). Beneficios psicológicos y mentales que deberían ser motivo más que suficiente para mantener esta técnica más allá de los seis meses de edad.

¿Qué beneficios psicológicos reporta la lactancia en la madre?

Basándonos en los numerosos estudios que se han llevado a cabo a lo largo de los años sobre la lactancia materna, vamos a explicar algunas de las maneras en que la madre puede beneficiarse psicológicamente gracias a ella:

  • Favorece el vínculo con el bebé: otro de los beneficios, quizás el más conocido de la lactancia materna, es que favorece el vínculo entre la madre y el bebé (de hecho, se convierte en uno de los vínculos más fuertes entre ambos). “Esto se logra por tener un estrecho contacto inmediato después del parto, al tener al bebé en contacto piel con piel, y esta relación íntima hace sentir a la madre satisfecha y emocionada”, aseguran los expertos del Hospital Alemán.
  • Mejora el establecimiento del apego: ese vínculo favorece el establecimiento del apego de la madre con su bebé, reduciendo el riesgo de sufrir depresión posparto
  • Reduce el riesgo de sufrir depresión posparto: “La lactancia contribuye a una mejor recuperación física y emocional en el postparto y, a largo plazo, previene algunos cánceres como el de mama y el de ovario”, asegura Gema Magdaleno matrona de atención primaria y asesora de la marca Chicco. Entre otras razones, este beneficio encuentra su origen en la oxitocina: la hormona de la felicidad, la cual es segregada por la madre durante la lactancia materna
  • Disminuye el estrés: esa hormona de la felicidad también contribuye a reducir los niveles de estrés maternos propios del posparto

Otros beneficios de la lactancia materna

Gemma Magdaleno explica, de igual manera, otros de los beneficios más importantes que reporta la lactancia materna; pero, esta vez, en el bebé:

  • Defensa contra infección, alergias y enfermedades autoinmune
  • Mejora las digestiones y previene el estreñimiento
  • Previene la diabetes, la obesidad y otras enfermedades cardiovasculares
  • Mejora el desarrollo cerebral
Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo