Costumbres de los bebés

Los hábitos de los bebés al ser amamantados en los que ahora te fijarás

Cuando una mujer da el pecho a su pequeño se establece un vínculo de lo más tierno entre ambos. Durante ese momento, es muy probable que el bebé acabe teniendo algunas costumbres mientras toma la leche que son más que adorables. Estas son las más comunes.

bebe
Fuente: iStock

Si has decidido amamantar a tu bebé o si has pasado por ello es probable que te identifiques o que reconozcas algunos hábitos que suelen tener los niños cuando sus madres les dan el pecho. Aunque algunos sean algo curiosos, a ti te parecerán lo más tierno del mundo. Estos son los más comunes.

Los hábitos de los bebés al ser amamantados

bebé
Fuente: iStock

Cuando una mujer está embarazada, aunque viva épocas en las que se encuentre más cansada y más molesta debido a los síntomas propios de la gestación, realmente es una de las etapas más bonitas de su vida y en la que solo piensa en lo mejor para su futuro bebé.

Sin embargo, una vez el peque llega al mundo, lejos de que ese sentimiento desaparezca, lo cierto es que aumenta aún más y la mujer disfruta cada uno de los momentos que implica la maternidad. Uno de ellos, sin lugar a dudas, es el de la lactancia. Y es que, si decides amamantar a tu bebé a ti te parecerá una de las experiencias más tiernas entre tu hijo y tú. De hecho, no solo eso sino que es una práctica que aporta muchos beneficios tanto a la madre como al hijo.

Y es en esos instantes, en los que los bebés, cuando se alimentan del pecho de su mamá, cuando realizan algunos hábitos que seguramente te encantará reconocer. Veamos algunos de los más habituales.

  • Es probable que el bebé te dé algunos golpecitos o incluso pequeños pellizcos en el pecho.
  • Tu hijo te acariciará la cara, y si unís mirada con mirada, es posible que te sonría ligeramente.
  • Aunque tenga unas manitas pequeñas, puede que te arañe sin querer el pecho o el rostro.
  • Puede que el bebé te toque un pezón con una mano mientras con la otra también busque el otro pecho, como si se estuviese sincronizando.
  • Puede ser que, en vez de tocarte el pecho, lo que haga sea intentar cogerse los pies y moverlos… Como si fuera una acrobacia. Eso sí, sin soltar la boca de tu pecho.
  • Se acercará a ti buscando calor y protección y meterá su manita entre tu pecho. De hecho, es probable que pueda quedarse dormido gracias a la sensación de seguridad y comodidad que tiene en ese instante.
  • Es posible que juegue con tu ropa o que te toque el pelo, las orejas
  • Puede que juegue consigo mismo y se toque sus propias orejitas, el pelito detrás de sus orejas o su propia cara.
  • Uno de los más comunes es que te muerda el pezón aunque no tenga dientes; por supuesto no lo hará con malicia.

Tanto si te habías dado cuenta de estos detalles como si no, es bastante probable que a partir de ahora te fijes en ello más aún. Aprovecha si estás amamantando a tu bebé para observarlo bien, y por supuesto, disfruta de ese vínculo tan cercano. Lo más probable es que guardes esos pequeños momentos para siempre en la memoria. Y es que, desde luego que no pueden verse más adorables.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo