Lactancia materna

Los niños alimentados con leche materna tienen un mejor desarrollo neurocognitivo

Un reciente estudio ha encontrado que aquellos bebés alimentados con leche materna durante más tiempo tendrían un mejor desarrollo neurocognitivo.

Los niños alimentados con leche materna tienen un mejor desarrollo neurocognitivo
Foto: Istock

Son muchos los beneficios y propiedades reconocidos de la lactancia materna, no solo para el propio bebé en sí mismo, sino también para la mamá. Sin embargo, es cierto que todavía existe mucho debate acerca de si la lactancia proporciona a los niños cierta ventaja cognitiva.

La capacidad cognitiva se refiere a procesos mentales comunes pero importantes como recordar, pensar y tomar decisiones, además de involucrar la imaginación, el comportamiento y la creatividad. Y, como coinciden en señalar los especialistas, el desarrollo saludable tanto del cerebro como de las habilidades cognitivas permite que los niños aprendan y comprendan.

En múltiples estudios ya se han analizado los diferentes beneficios de la lactancia materna en los recién nacidos. Por ejemplo, los protegen de las infecciones, reduciendo el riesgo de desarrollar asma, así como proporcionar cualidades interesantes para la maduración de su sistema digestivo.

Sin embargo, un estudio publicado recientemente ha mostrado que la leche materna también tendría un efecto positivo en el desarrollo cognitivo del niño, sobre todo cuando es adulto.

Así lo ha mostrado un estudio publicado en la revista especializada ‘Frontiers in Public Health’, cuyos resultados sugieren que cualquier cantidad de lactancia materna tendría un impacto cognitivo positivo, incluso después de unos pocos meses.

Los beneficios se correlacionan con la duración de la lactancia materna

Desarrollo neurocognitivo y lactancia
Foto: Istock

Para llegar a esta conclusión, los investigadores observaron los resultados de las pruebas de más de 9.000 participantes de entre nueve a diez años, cuyas madres dijeron que los amamantaban. Luego, compararon estos resultados con los de niños que no lo eran.

Se observaron diferentes variaciones en los resultados acumulativos de las pruebas cognitivas de niños amamantados y no amamantados. Y los resultados también mostrarían que cuanto más tiempo sea amamantado el niño, mejores serían los resultados.

Es más, la asociación más fuerte se observó en los niños que fueron amamantados durante más de 12 meses, dado que mientras que los puntajes de niños de entre siete a doce meses fueron levemente más bajos, y los puntajes de niños de entre uno a seis meses bajaron un poco más, no se encontró lo mismo en bebés alimentados durante más de 12 meses.

Animando a las madres jóvenes a amamantar

Los resultados de dicho estudio podrían alentar a aquellas mamás que dudan en dar el paso, o incluso alentar a quienes amamantan a no destetar a sus bebés demasiado rápido. 

Y es que, como indican los especialistas, investigaciones anteriores ya publicadas han mostrado muchos de los beneficios de la lactancia materna para la madre y el niño. Pero, ahora, los resultados de este estudio son importantes para las familias, sobre todo antes y poco después del nacimiento, especialmente porque son momentos en los que se toman decisiones fundamentales sobre la lactancia.

Así, pueden fomentar el establecimiento de metas relacionadas con la duración de la lactancia materna de un año o más. Y, además, también ayuda a enfatizar la importancia crítica de continuar el trabajo para proporcionar un acceso equitativo al apoyo a la lactancia, la educación prenatal y las diferentes prácticas destinadas a la hora de eliminar las diferentes barreras estructurales a la lactancia.

No hay duda que si la mamá desea amamantar a su bebé hay muchísimas razones positivas y beneficiosas para hacerlo. No obstante, en caso de escoger fórmula infantil en su lugar, se puede estar seguro de que no causará un impacto negativo en la inteligencia a largo plazo del niño, ni a su capacidad de resolución de problemas.

La clave está en hablar con la pareja, el pediatra y hacer lo mejor para la mamá, su familia y su hijo. Recordando que, ya sea que se escoja la leche materna o la fórmula infantil, siempre que se brinde una forma de nutrición saludable y un entorno seguro y amoroso, se estará haciendo un gran trabajo al proporcionar al niño lo que necesita para crecer y desarrollarse física, emocional, cognitiva y conductualmente.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo