Patrocinado

Los tarritos: una buena alternativa para la alimentación de los más pequeños

Una alimentación sana y equilibrada es básica desde la infancia, por eso, los padres nos preocupamos mucho en ofrecer a los más pequeños de la casa las opciones más saludables. Los tarritos son una alternativa perfecta.

Cuando pensamos en una alimentación saludable y completa para nuestros hijos, siempre pensamos en la importancia de preparar para ellos la comida en casa y sabemos que es vital cuidar lo que comen para su correcto desarrollo, sin olvidarnos, además, de que es en la infancia donde se consolidan los hábitos alimenticios. Debemos tener en cuenta que, a partir de los 6 meses, la leche deja de ser suficiente para cubrir todas las necesidades nutricionales de los niños y llega el momento de añadir alimentos nuevos a la dieta. En este proceso, los tarritos infantiles son perfectos para ayudar a los peques a acostumbrarse a nuevos sabores y texturas.

Sin embargo, el ritmo del día a día hace que, muchas veces, la opción de hacerlo todo casero resulte inviable y nos olvidamos de que hay opciones perfectamente sanas, además de muy cómodas, como son los tarritos. Si existen alternativas buenas, sanas y prácticas, lo ideal es aprovecharlas.

Es el caso de los tarritos infantiles Hero Baby, que cumplen tres características clave que hacen que sean perfectos para una alimentación de primer nivel: la primera de ellas es que están elaborados con ingredientes naturales de máxima calidad, tal es así que se trata de productos cultivados para ser utilizados en alimentación infantil. Además, el criterio de calidad está más que garantizado, ya que estos productos cumplen estrictos controles que supervisan el proceso de producción desde el campo hasta que los ingredientes son utilizados en la producción del tarrito.

Como segunda característica básica y diferenciadora, hay que hablar de su proceso de elaboración, ya que es el de una crema tradicional, pero cumpliendo todos los rigurosos controles de calidad establecidos por la ley, contando con la ventaja añadida de que se emplean, en algunas fases de su producción, técnicas como el baño maría, que al realizarse a temperaturas de más de 100º,  logra eliminar cualquier microorganismo que pueda estar presente.

Y como tercera característica significativa, es necesario resaltar el hecho de que estos tarritos para bebés no contienen conservantes ni colorantes, ya que, tras eliminar cualquier posibilidad de presencia de microorganismos, los tarritos se cierran al vacío sin ningún tipo de aditivo, cosa que podemos comprobar fácilmente mirando su etiqueta nutricional.

Si a todo esto añadimos la comodidad y lo práctico que resulta poder llevarnos los tarritos, (disponibles en una amplia gama de sabores para que la dieta sea variada) a cualquier parte para dar de comer a nuestros hijos con total comodidad y con la certeza de que están tomando un alimento seguro y sano, ¿por qué no aprovechar las opciones que  permiten que nuestros hijos coman bien poniéndonoslo un poco más fácil?  

Continúa leyendo