Problemas con la lactancia materna

Mi recién nacido no engorda con el pecho, ¿qué hago?

A veces el bebé apenas engorda con el pecho. El doctor Carlos González explica las posibles causas y cómo solucionarlo.

pecho_lactancia

En ocasiones, un bebé no engorda suficiente con el pecho. Las causas pueden ser muy variadas, y a veces la madre necesitará la ayuda de un profesional para distinguirlas. Pero el tratamiento inicial es el mismo: darle al bebé más leche. Y hay que hacerlo rápido.

Hay que saber qué pasa

La mayoría de las veces, un bebé no engorda lo suficiente porque no mama bien:

  • Puede que no le den el pecho a demanda sino que se lo limiten con un horario;
  • puede que le entretengan con un chupete cuando lo que él quiere es mamar;
  • puede que esté mamando en mala posición;
  • puede que tenga un frenillo que no le deje mover bien la lengua (y que convendría cortar cuando sea posible);
  • puede que tenga frenillo y esté mamando en mala posición (un bebé con frenillo necesita una posición “perfecta”, mientras que otro puede mamar aunque no esté tan bien colocado).

Mucho más excepcional es que el bebé no engorda lo suficiente porque está enfermo. Y éste es un importante motivo para empezar pronto el tratamiento: si no engorda rápidamente al tomar medidas, habrá que hacerle pruebas para descartar una infección u otro problema.

Más raro aún, puede que la madre tenga una auténtica hipogalactia, falta de leche. Puede darse (pero no siempre) en madres con hipotiroidismo o hipertiroidismo, con ovarios poliquísticos, con pechos atróficos o deformados, o que hayan sufrido ciertos tipos de reducción mamaria.

El problema tiene solución

Todos los recién nacidos pierden peso. Tradicionalmente se dice que pueden perder hasta un 10% de su peso al nacer. Algunos, nacidos con un peso elevado, pueden perder incluso un poco más. No están tan claro cuánto pueden llegar a tardar en recuperar ese peso; algunos hablan de dos o tres semanas.

Pero lo importante aquí es ponerse en marcha mucho antes. No podemos esperar tranquilamente a que un bebé pierda el 10% sin hacer nada. La mayoría de los bebés pierden menos del 6%, y lo recuperan y superan su peso de nacimiento en menos de una semana. Y en cuanto supera ese 6% o esa semana, o antes incluso si ya se ve que hay problemas (no se coge, duerme demasiado, la lactancia es dolorosa...) hay que empezar a actuar en cuatro aspectos:

  1. Dar el pecho realmente a demanda
  2. Mejorar la posición del bebé al pecho
  3. Comprimir el pecho durante la toma
  4. Sacarse leche

¡Importante! Los dos últimos puntos, comprimir el pecho y sacarse leche, sólo se han de hacer si existe un motivo, si el bebé no engorda bastante o si le duelen los pezones.

Si la lactancia va bien, no intente “tener más leche” (lo mismo que, si su hijo toma biberón y le dice el pediatra que le dé 120 ml, no es buena idea darle 240 “para que tome más leche”).

Etiquetas: alimentación del bebé, bebé, lactancia

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS