Hipogalactia

Motivos probables por los que no sube la leche tras el parto

Después de dar a luz, son muchas las mujeres que quieren practicar la lactancia materna con sus bebés pero que se encuentran con una sorpresa: no les sube la leche. ¿Cuáles son los motivos probables? Te los contamos.

Practicar o no la lactancia materna con el bebé es una decisión única y exclusivamente de los padres del niño.

Cuando una mujer decide practicarlo con su bebé, empieza los miedos y las dudas típicas: ¿y si no tengo suficiente leche? ¿Y si mi bebé se queda con hambre? ¿Y si no es de la suficiente calidad para su sistema inmunológico? La mayoría de las veces, estos miedos y dudas carecen de un sentido científico y se basan en suposiciones y fundamentos infundados que no suelen cumplirse.

Pero, es cierto que algunas mujeres pueden experimentar muchísimas dificultades para que la leche les suba. Incluso, a algunas no llega a subirles nunca dificultando así el buen devenir de la lactancia materna. Es la conocida como hipogalactia o baja producción de leche materna y, de acuerdo a Alba Padró, sus causas pueden ser transitorias, que se acaban pasando con el paso de los días o las semanas, o permanentes. Estas últimas son las que impedirían que el bebé fuese alimentado con lactancia materna.

De acuerdo a la misma fuente, los factores que pueden desencadenar una baja producción de leche materna son infinitos: a veces son consecuencia de la madre, otras del bebé y, otras, simplemente, tienen causas fisiológicas. Como decimos, hay dos tipos y, dependiendo de ellos, los motivos pueden ser varios.

Baja producción de leche temporal

Como decimos, existen algunos factores que pueden hacer que la leche tarde más de lo normal en subir. O que no suba de forma correcta hasta que no se les trata. Algunos motivos de la baja producción de leche temporal pueden ser:

  • Una cesárea de urgencia o programada: “el miedo puede ser un inhibidor temporal de la producción de leche y puede retrasar unos días más de lo habitual la subida de leche”, asegura Alba Padró. Este miedo puede aparecer cuando la madre se somete a una cesárea de urgencia. En el caso de las programadas también puede aparecer este problema, pero en este caso sería debido a que la madre no ha recibido los suficientes estímulos hormonales que le permiten facilitar el proceso.
  • Mal manejo de la lactancia: el bebé no consigue agarrarse bien, no tenemos mejor postura para amamantar, no se hacen las suficientes tomas, succión poco efectiva del bebé porque se cansa… Cuando se trata ese mal manejo de la lactancia e, incluso, se estimulan los pechos, el problema suele mejorar y desaparecer.
  • Otros: Según la Asociación Española de Pediatría, otros factores habituales por las que el niño puede obtener escasa leche es por el cansancio de la madre, la aversión a la lactancia, el rechazo del bebé o la diabetes gestacional, por ejemplo. En casos muy raros también podría verse una hipogalactia por algunos anticonceptivos, alcohol, tabaco, retención de la placenta o encaso desarrollo del pecho, entre otros.

Baja producción de leche permanente

Aunque lo más habitual es que la hipogalactia remita en los días o semanas posteriores al posparto, es cierto que existen factores que pueden hacer permanente esa poca producción de leche materna, de acuerdo a Alba Padró. No son habituales, como comentábamos más arriba, pero sí conviene citarlos:

  • Problemas de tiroides de la madre
  • Un mal desarrollo mamario durante la pubertad de la madre puede hacer que la subida de la leche no llegue a producirse, aunque no es habitual
  • Secuelas de una cirugía de reducción de pecho
  • Síndrome de Ovarios Poliquísticos
Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo