Lactancia artificial

No guardes la leche que sobra en el biberón para otra toma

No conviene reutilizar un biberón que el bebé haya chupado, porque la saliva deja microbios y la leche es propensa a contaminarse de gérmenes.

biberon_reusar

Si te ocurre que preparas el biberón y el niño no lo quiere, en principio no pasa nada por esperar un rato a ver si le da hambre, siempre que no le importe tomárselo a temperatura ambiente (no es aconsejable volver a calentarlo). Lo que no es prudente guardarlo para la siguiente toma.

Lo ideal es preparar la leche en el momento. Cuando se sale de casa, es mejor llevar agua caliente en un termo y los polvitos en un recipiente hermético pequeño y hacer la mezcla cuando el bebé tenga hambre.

Si el bebé no se acaba las tomas, siempre hay que tirar la leche sobrante. Si esto ocurre a menudo, es mejor preparar menos cantidad y si se lo termina todo y sigue teniendo hambre, en un momento prepararle más.

Por las mismas razones, no es prudente hacer varios biberones para todo el día, ni dejar la toma de la noche en el calienta-biberones por muy cómodo que resulte.

Cuidado al hervir

Los primeros meses conviene llevar el agua a un punto de ebullición (justo antes de hervir), para que esté a más de 70º al entrar contacto con la leche en polvo. Así se destruyen las posible bacterias (por ejemplo, salmonella) que pueda contener la leche y perjudicar al bebé.

El agua mineral (de mineralización débil) también se debe calentar; el problema no es el agua, sino la leche.

No conviene hervir más de un minuto, pues con el hervido las sales minerales, sobre todo el sodio, se concentran y los lactantes tienen todavía poca capacidad para expulsar el exceso de sal.

 

Etiquetas: bebé 1 mes, biberón, recién nacido

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS