Lactancia materna

¿Por qué cada vez más mujeres dejan de dar el pecho?

Analizamos las causas por las que las mamás lactantes dejan de dar el pecho a los pocos meses de dar a luz.

¿Por qué cada vez más mujeres eligen no dar el pecho?

La mayor parte de las mamás, cuando dan a luz, deciden darle el pecho a su hijo. Un 80% de las españolas lo hacen, sin embargo, esta cifra va descendiendo según crece el niño.

Por ejemplo, a las seis semanas de vida del bebé –dos meses y medio- dan el pecho el 68% de las mamás; a los tres meses solo el 52% y cuando el niño tiene seis meses ya solo quedan el 36% de madres lactantes.

¿Por qué ocurre esto?

Sobre todo, después de los seis meses, entre otros factores, destaca la pronta incorporación de la mujer al trabajo. Por ejemplo, las mujeres tienen que cogerse seis semanas obligatorias después del parto para recuperarse y, las que restan (diez semanas) las pueden utilizar tanto la mamá como el papá.

Es normal que al tener que volver pronto a la vida laboral, se vayan reduciendo las tomas que damos al bebé, sin embargo, muchas mamás deciden sacarse la leche con un sacaleches y congelarla para que el niño la pueda seguir tomando.

Razones para dejar la lactancia

La incorporación al trabajo no es el único motivo, sobre todo, teniendo en cuenta que la lactancia se ve reducida incluso cuando la mamá está de baja.

Algunas personas pueden pensar que amamantar al bebé puede ser una moda e incluso piensan que dárselo más allá de los tres meses no es necesario, sin embargo, los estudios corroboran precisamente lo contrario: los beneficios de la lactancia materna.

Los seres humanos estamos hechos para amamantar a nuestros hijos con la leche que produce nuestro organismo y con ella el bebé puede crecer fuerte y sano; no necesita complementos ni leche artificial.

Además, diversos organismos como la Asociación Española de Pediatría, Unicef o la Organización Mundial de la Salud recomiendan la lactancia a demanda –cuando el bebé lo necesite- y exclusiva –no darle leche preparada- hasta los seis meses. Pasado este tiempo se recomienda mantenerla hasta los dos años, como parte de la alimentación.

Aun así, hay diversos factores para ir dejando la lactancia materna:

  • Otra de las razones para dejar de dar el pecho es la falta de apoyo del entorno. Como hemos dicho antes, con la pronta incorporación al trabajo muchas mujeres son cuestionadas en el terreno profesional o personal, etc.
  • La presión. Nos obsesionamos con que el niño tiene que ganar peso rápidamente y no tiene por qué engordar lo mismo una semana que otra. Este es uno de los motivos por los que decidimos darle leche preparada, ya que caemos en la falsedad de que con el pecho no es suficiente cantidad.
  • Como explicamos en el punto anterior, muchas veces les damos biberones de refuerzo porque pensamos que con nuestra leche no es suficiente y tenemos miedo de que el bebé no esté bien alimentado. También ocurre que les damos un chupete antes de que la lactancia haya sido existosa.
  • ¿Ley para proteger la lactancia materna? Es un eterno debate. Hay veces que las madres lactantes se sienten desprotegidas: dar el pecho en público, compaginar el pecho con el trabajo, etc. Por diversas razones de este tipo, también se decide terminar de amamantar al niño.
  • Problemas físicos en el pecho, como la mastitis, las grietas, los dolores, etc.
  • Si el parto ha sido por cesárea, está demostrado científicamente que la subida de leche tarda unas 72 horas, es decir, un día más que si el parto hubiese sido natural. Además, tardamos más en tener al bebé con nosotras pues la herida debe ser cosida y es un proceso un poco más largo.

Pese a la gran cantidad de factores con los que tienen que lidiar las madres que quieren dar el pecho a su hijo, hay muchos otros que favorecen amamantar al bebé, como recibir apoyo del entorno o estar informada, por ejemplo gracias a los diversos grupos de apoyo a la lactancia.

Los beneficios de la lactancia materna

  • La leche materna es muy rica en nutrientes y le aporta a los bebés todo lo que necesitan.
  • Las defensas. Se han hecho estudios que demuestran que los niños alimentados con leche materna se ponen malos menos a menudo y, cuando lo hacen, se recuperan antes. Además, y a largo plazo, reduce el riesgo de algunas enfermedades como la diabetes.
  • Desarrollo. Alimentar al bebé con leche materna favorece su estabilidad emocional o su rendimiento en diversos ámbitos.
  • Para la mamá. Cuanto más tiempo esté siendo madre lactante, menor será el riesgo de padecer cáncer de mama, de ovario o de padecer diabetes.

Existen grupos de apoyo que ayudan a las madres que quieren dar el pecho y les guían en el proceso de ser mamás lactantes

Mitos sobre la lactancia

Lactancia prolongada

Hay quien dice que mantener la lactancia prolongada produce daños en los dientes de los niños, pero ¡nada más lejos de la realidad! De hecho, ocurre todo lo contrario con la leche materna se mejora la higiene bucal y diaria.

El pecho se puede dar hasta que la madre y el lactante decidan dejarlo. En este caso –el destete- conviene hacerlo progresivamente.

Aun estando embarazada, se puede seguir dando el pecho, sin embargo, sí que habría que consultar al ginecólogo si el embarazo es de riesgo. De no ser así, ¡se puede dar el pecho a ambos hermanos! Y esto es conocido como lactancia en tándem.

Fuente informativa: Asociación Española de Pediatría / La liga de la Leche

En SerPadres.es queremos saber vuestra opinión:

Etiquetas: lactancia, lactancia a demanda, lactancia artificial, lactancia materna, lactancia materna exclusiva, lactancia mixta, lactancia prolongada, lactante

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS