Vídeo de la semana

Oxitocina y lactancia

Practicar la lactancia aumenta los niveles de oxitocina, mejorando la salud de la madre

La lactancia ayuda a la madre a controlar el nivel de estrés y reduce algunas enfermedades físicas y psíquicas gracias al aumento de los niveles de oxitocina, la conocida como ‘hormona del amor’ u ‘hormona de las caricias’.

lactancia
Fuente: Medela

Los beneficios de la lactancia materna son de sobra conocidos: son tantas las maneras en las que beneficia al correcto desarrollo del bebé y a la salud de la madre, que la OMS no ha dudado en recomendarla como fuente de alimentación esencial hasta los seis meses de vida de los recién nacidos.

Además de sus beneficios para reducir el número de enfermedades y el bienestar físico del pequeño, también constituye el principal nexo de vínculo entre la madre y su hijo recién nacido; algo que también mejora el desarrollo mental de ambas partes.

Sin embargo, ahora, además de todos estos beneficios, se ha demostrado que los niveles de oxitocina aumentan con la lactancia materna. Esta hormona, conocida como ‘la hormona del amor’ u ‘hormona de las caricias’, es la responsable de que nos sintamos felices, contentos y en paz con nosotros mismos y con el entorno. “En concreto, hablamos de una hormona que se produce cada vez que el bebé succiona el pezón, desde donde viaja al cerebro de la madre y del niño”, afirma Montse Robles, asesora de lactancia en Medela.

¿Cómo beneficia la oxitocina al bienestar de la madre?

La oxitocina es la responsable de que los niveles de estrés y ansiedad de las madres disminuyan con la lactancia. No lo decimos nosotros: así lo afirma la ciencia. El estudio ‘Association between maternal mood and oxitocin response to breastfeeding’, publicado en la revista J. Womens Health en 2013, afirmaba que las madres con mayores niveles de oxitocina padecen menos síntomas asociados a la ansiedad y a la depresión.

Además, la ciencia también han demostrado que estos niveles ayudan a reforzar el vínculo con el bebé. De hecho, los científicos creen que existe relación significativa entre la intención de amamantar de la madre antes del nacimiento y la seguridad de apego entre mamá y bebé.

Los beneficios físicos

El estudio que nombrábamos anteriormente también demostró que, mientras se da el pecho, la oxitocina ayuda a que la madre tenga mejor presión arterial y que aumente su umbral de dolor. ¡Y estos no son los únicos beneficios físicos de la lactancia gracias a la oxitocina!

Estos son los beneficios avalados por la ciencia:

  • En el parto, dar el pecho ayuda a que el útero se contraiga más rápidamente y, por tanto, facilita la expulsión de la placenta y evita que la madre pierda demasiada sangre
  • En el posparto, la oxitocina que se libera con la lactancia disminuye las posibilidades de sufrir anemia por las pérdidas de sangre
  • Reduce el riesgo de que la madre padezca enfermedad cardiaca o diabetes tipo 2
  • Reduce el riesgo de sufrir diferentes tipos de cáncer como el de mama, el de ovarios o el de útero
Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo