Patrocinado

Las fases de la alimentación infantil de 0 a 24 meses

¿Sabes cómo evoluciona la alimentación del niño desde que nace hasta los dos años?

Bebés de 0 a 6 meses: Fase de lactancia exclusiva

Bebés de 0 a 6 meses: Fase de lactancia exclusiva

La leche, preferiblemente materna, es el único alimento que debe consumir el bebé, ya que su inmadurez sólo le permite utilizar sus reflejos primarios de búsqueda, succión y deglución.

Bebés de 6 a 12 meses: Fase transicional

A partir de los 6 meses, el aporte nutricional de la leche materna o la leche de fórmula puede no ser suficiente para el bebé. Comienza entonces la alimentación complementaria o introducción de sólidos, que consiste en la administración de alimentos distintos de la leche materna o la leche de fórmula adaptada.

La alimentación complementaria tiene un doble objetivo: satisfacer los requerimientos nutricionales del bebé y crear unos hábitos alimentarios saludables.

Cuando el bebé tiene entre 7 y 9 meses comienza la masticación rítmica, aún en ausencia de dientes, por lo que conviene añadir alimentos semisólidos o de masticación suave, como el alimento infantil elaborado con leche de continuación, papillas, purés o comida en trocitos pequeños.

De 13 a 24 meses: Fase de adulto modificado

A medida que el bebé va desarrollando sus habilidades psicomotoras, adopta una alimentación más parecida a la de los adultos. A partir del primer año, el niño consolida su gusto al probar nuevos sabores y texturas, y comienza a mostrar sus preferencias.

Conviene ampliar al máximo y de manera progresiva la gama de alimentos, para que a los 2 años pueda comer casi lo mismo que los adultos.

Poco a poco sustituirá el biberón por el vaso y aprenderá a usar la cuchara y el tenedor, aunque al principio usará los dedos para comer solo. Para aprender debe experimentar y mancharse, si no se le permite perderá el interés.

En todas estas etapas la leche es fundamental en la dieta infantil

Si abandonamos la lactancia materna, a partir de los 6 meses de edad la leche y los preparados de continuación son la opción idónea para cubrir las necesidades de leche hasta los 3 años, formando parte de una dieta diversificada.

Como la leche de vaca todavía es demasiado fuerte, la leche adecuada es la leche de continuación, elaborada a partir de leche de vaca, pero con una formulación modificada para adaptarse al ritmo de maduración y funcionamiento del organismo del niño.

Una ingesta de leche de continuación de 500 ml al día cubre las necesidades de energía, calcio y ácidos grasos esenciales procedentes de la leche en los niños. Pueden combinarse varias texturas para darle al bebé la ingesta diaria recomendada: puede tomarla en polvo, líquida o semisólida, como su primer alimento infantil.

Etiquetas: lactancia, leche artificial, leche de continuación, leche de fórmula, nutrición infantil

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS