Lactancia materna

¿Qué tipo de agua es mejor para la leche de fórmula?

Aunque preparar el biberón con leche de fórmula es un proceso simple y sencillo, es conveniente asegurarnos que el agua que utilizamos es cien por cien segura.

Alimentar al bebé con leche de fórmula parece en realidad algo bastante simple y sencillo: solo es necesario medir la cantidad justa y añadir agua caliente, y remover bien hasta mezclarlo adecuadamente. Pero, ¿qué tipo de agua? Por ejemplo, ¿es posible usar agua potable del grifo para preparar el biberón? En caso contrario, ¿cuál es el mejor tipo de agua embotellada para el bebé?

Lo cierto es que cuando empezamos a pensar en las posibilidades es normal tener dudas, sobre todo en relación a la seguridad del agua, dado que, como padres, siempre deseamos lo mejor para el bebé.

¿Es posible utilizar agua del grifo?

Si en el área donde vivimos el agua del grifo es potable es perfectamente posible usar esta agua para la preparación del biberón del bebé

No obstante, aún cuando sea una opción adecuada, es mejor hervirla y dejar que se enfríe antes de usarla para preparar la fórmula del pequeño, ya que de esta forma nos aseguraremos de eliminar todos los gérmenes, como virus y bacterias, que puedan permanecer en el agua. 

Y a diferencia de lo que pueda creerse, el uso de un sistema de purificación o filtrado del agua en casa no será capaz de eliminar todos los gérmenes del agua, por lo que el agua hirviendo sí ayuda a que el agua del grifo sea una opción segura para el bebé.

¿Cómo hervir el agua? Muy sencillo: llena una cacerola o un hervidor con agua, y deja que entre en ebullición. Luego, deja que el agua hierva durante al menos uno o dos minutos completos. Retira del fuego y, finalmente, deja que se enfríe sin llegar a quemar. 

¿Qué agua embotellada podría ser mejor?

En caso de que en la zona donde vivas no sea posible tomar agua del grifo, o prefieras usar agua embotellada a la hora de hacer la fórmula del bebé, es posible optar únicamente por agua embotellada diseñada específicamente para el bebé.

Esto significa básicamente que el fabricante ha seguido las pautas necesarias para asegurarse de que el agua ha sido esterilizada hirviéndola antes del proceso de embotellado. No obstante, es posible que sean difíciles de encontrar o que su precio sea más caro. Por tanto, es posible usar cualquier agua embotellada para preparar la leche de fórmula.

Agua para el biberón del bebé
Foto: Istock

Sin embargo, a pesar de ello, todavía sigue siendo necesario hervirla. Aún cuando el agua embotellada es segura para beber para los adultos, puede ocurrir que para los bebés no lo sean tanto. Es más, es posible que el paquete de agua embotellada haya estado en el estante durante mucho tiempo, o incluso que se haya contaminado.

Por todo ello, es mucho mejor estar seguro y tomarse el tiempo necesario como para hervirla incluso aunque se trate de agua embotellada.

Eso sí, a la hora de escoger la mejor agua embotellada para la preparación de los biberones del bebé, también es imprescindible tener en cuenta que no vale cualquier agua embotellada. ¿Lo mejor? Estar atentos a su composición y escoger agua de mineralización débil (o muy débil).

Otros consejos útiles a tener en cuenta

Esterilización del biberón y de la tetina

Antes de preparar la leche de fórmula es imprescindible esterilizar siempre tanto el biberón como la tetina. Además, también es importantísimo comprobar la limpieza de la encimera, y recordar lavarse bien las manos. 

Eso sí, en caso de que utilices un esterilizador de biberones, en algunos aparatos los biberones permanecerán estériles durante 24 horas cuando se mantienen conservados en el esterilizador.

Utiliza agua caliente

Al utilizar agua a más de 70 ºC tenemos la garantía de eliminar cualquier bacteria que pueda estar presente en el agua, sobre todo cuando utilizamos agua potable del grifo que, aunque segura, debe ser hervida antes de preparar el biberón.

Una de las formas más simples y sencillas a la hora de conseguir que el agua se encuentre a la temperatura adecuada es hervirla en un hervidor, y dejarla luego enfriar durante 20-25 minutos aproximadamente.

Además, nunca debemos verter agua hirviendo en el biberón y nunca dejar agua hervida más allá de 30 minutos en el hervidor.

Ten siempre en cuenta la cantidad de cucharadas necesarias

En el envase de la leche de fórmula encontraremos indicaciones acerca de la cantidad de cucharadas necesarias a la hora de preparar el biberón dependiendo de la edad y / o el peso del bebé.

Solo debemos llenar cada cuchara medidora y asegurarnos de pasarla por la parte superior para retirar el exceso.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo