Beneficios de la lactancia

Si das el pecho, tus hijos serán más fértiles

La lactancia materna parece capaz de contrarrestar los efectos de algunos compuestos tóxicos a los que muchas mujeres están expuestas durante el embarazo.

lactancia

Cada vez parece más claro que la lactancia materna es buena para madres y bebés, y continuamente se publican estudios que demuestran un nuevo beneficio de dar el pecho. El último de estos trabajos revela que los niños amamantados durante los primeros meses de vida podrían ver incrementada su capacidad fértil en el futuro. Una buena noticia, si tenemos en cuenta que los problemas de infertilidad, tanto en hombres como en mujeres, no paran de aumentar.

Según los investigadores, del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca (Murcia), los recién nacidos varones que toman el pecho tenían una mayor distancia entra el ano y los genitales que los bebés alimentados con biberón. Y esta distancia se relaciona con una mayor calidad del semen, más espermatozoides y más capacidad reproductora.

Durante la vida intrauterina del bebé y los primeros meses de vida, la distancia anogenital (DAG) se ve afectada por la exposición a compuestos tóxicos que derivan de los plásticos y que actúan como alteradores hormonales, un tema del que cada vez se habla más dadas sus consecuencias sobre muchos aspectos relacionados con la salud y la fertilidad humana. Durante el embarazo, el feto se ve expuesto a alteradores como los ftalatos que se derivan del uso de cosméticos o de calentar las tarteras de plástico.

Después del nacimiento, hay un periodo de tres a seis meses en los que la lactancia materna permite "contrarrestar estos efectos negativos de la exposición a tóxicos durante la etapa prenatal", según ha explicado a EuropaPress Juan Antonio Ortega, uno de los autores del trabajo. Según el experto, se trata de un "periodo crítico" que constituye una "ventana de oportunidad" que influye de manera decisiva en el desarrollo de la capacidad sexual y reproductora del bebé. Además, otros estudios han mostrado que las fórmulas artificiales tienen una mayor concentración de ftalatos que la leche materna. "Sospechamos que los niños alimentados de forma precoz con fórmulas artificiales y envases de plástico presentan una DAG más corta. La lactancia materna podría actuar como modulador de la DAG durante los primeros meses de vida", ha indicado Ortega.

Alternativas saludables

El experto recomienda, como alternativa al uso de plásticos, el empleo de envases de vidrio o cerámica para almacenar alimentos, así como reducir el uso de cremas y cosméticos durante el embarazo. Además, muchos frascos de plástico ya vienen con la etiqueta “libre de ftalatos” y de otros disruptores hormonales.

Los resultados de esta investigación se van a presentar en el XIII Congreso de Salud Ambiental, que este año estará dedicado a los alteradores hormonales. "Hace diez años empezó a decirse que la lactancia materna contrarrestaba los efectos de los tóxicos del cerebro prenatales, y ahora podemos empezar a decir que la lactancia materna contrarresta también los efectos de los disruptores hormonales durante el embarazo", ha concluido Ortega.

 

Etiquetas: amamantar, dar el pecho, fertilidad, lactancia, lactancia materna, recién nacido

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS