lactancia materna

Suplementación de la lactancia: ¿qué hacer cuando el bebé no se engancha bien al pecho?

La duda de que el bebé se quede con hambre es uno de los principales motivos de las mujeres que rechazan la lactancia materna. Sin embargo, existen técnicas que, en caso de que el bebé no se enganche bien al pecho o no pueda saciar bien su hambre, le ayuden a conseguir saciarse. Y no son nada complicadas de seguir.

Tal y como describe la Organización Mundial de la Salud, la lactancia materna es la alimentación ideal para el bebé hasta los seis meses de vida y, además, está recomendada, mínimo, hasta los dos años de edad.

Y es que, de ella se puede beneficiar tanto el recién nacido como la madre. Para él significa la fuente principal de nutrientes que necesita y, además, es el principal vínculo que tiene con su mamá. A la madre, además de este, se suma el beneficio de la producción de oxitocina: gracias a la lactancia, la mujer produce más oxitocina en su cerebro, lo que contribuye a una mayor felicidad y estado de bienestar.

Pero, pese a todos los beneficios que reporta este tipo de alimentación, son muchas las mujeres que deciden renunciar a él cuando tienen un bebé. Entre otros motivos, uno de los principales es el miedo a que el bebé se quede con hambre después de mamar (una duda que también se da mucho en madres que sí están practicando la lactancia). Sin embargo, existen síntomas claros cuando se queda insatisfecho y no debería ser un problema.

Pese a ello, sí es cierto que puede darse el caso en que el bebé no se sacie y no sea capaz de succionar bien su alimento. ¿Por qué? Los motivos son diferentes: puede ser que no sea capaz de agarrarse bien al pecho (algo muy típico en niños prematuros), puede ser que se quede dormido en las tomas y no succione bien o que haya otros problemas como grietas en el pezón, mastitis o la dificultad para la subida de leche. Además de estos, la Asociación Española de Pediatría también advierte que puede darse el caso de que el niño sufra alguna afección como el paladar hendido, el frenillo lingual corto o, por ejemplo, el labio leporino, que puedan impedirle esa succión correcta.

Técnicas de suplementación de la lactancia

Para todos esos casos en los que el bebé no sea capaz de conseguir la leche materna de forma fácil y sencilla, existen algunas técnicas de ayuda para ellos. Estas técnicas consisten es ayudarles en su alimentación suplementándoles con leche materna extraída y que se administra de diferentes maneras:

  • Técnica dedo-jeringa: una jeringa desechable de 10ml y el dedo de papá o mamá será suficiente para llevarla a cabo. Básicamente, meteremos una jeringa llena de leche materna por una de las comisuras de la boca del bebé, con ayuda del dedo que actuará a modo de ‘pezón’. El bebé irá succionando poco a poco y el progenitor, irá apretando la jeringa para que siempre salga líquido. “Si se prefiere, se puede añadir una sonda flexible a la jeringa, con ella se facilita la introducción en la comisura y la leche llega más atrás en la boca”, comentan desde la AEPED.
  • Con ayuda de un vaso: cualquier vaso pequeño será suficiente para llevarlo a cabo. Incorporaremos al bebé y apoyaremos el vaso en su labio inferior, acercándolo a su boca para que saque la lengua y ‘lama’ la leche. ¡Eso sí! Mucho cuidado con los derrames. Esta técnica también se puede llevar a cabo con una cuchara.
  • Utilizar un relactador: este artículo está específicamente creado como técnica de suplementación de la lactancia materna. No son más que dos sondas flexibles conectadas a un recipiente externo que se llenará de leche. Las dos sondas se colocarán justo en el pezón y engancharemos al bebé al pecho cuidando que entre justo por la comisura de su boca. En vez de succionar de la mama, succionará la leche de la sonda y, por tanto, del recipiente.
Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo