Vídeo de la semana

Salud de la mamá

Vacuna contra la COVID-19 y lactancia materna: todo lo que debes saber

Todavía existen muchas dudas relacionadas con la administración de la vacuna frente a la COVID-19 y qué grupos deben ser los siguientes en recibirla. En el caso de embarazadas y lactantes, cada vez más expertos recomiendan su aplicación.

Vacuna contra la COVID-19 y lactancia materna
Foto: Istock

A medida que el plan de vacunación de la COVID-19 avanza es normal que surjan dudas relacionadas con qué grupos deberían ser los siguientes en recibir la vacuna, especialmente después de que se completaran las primeras fases.

Uno de esos grupos comprende tanto a embarazadas como madres que están dando el pecho a sus bebés, debido principalmente a las diferentes preocupaciones existentes entre la comunidad médica acerca de su seguridad no solo para la futura mamá, o para la propia mamá en sí, sino también para el bebé.

En este sentido, y aunque algunos expertos, como la propia Organización Mundial de la SALUD (OMS), consideran que las nuevas vacunas ARNm COVID-19 no serían recomendables en mujeres embarazadas a menos que el beneficio superara los riesgos potenciales de la vacuna, tanto los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), como distintas organizaciones son defensoras de lo contrario.

Es decir, de ofrecerla tanto a las mujeres embarazadas como a las que están dando el pecho, siempre y cuando sean elegibles para vacunación.

¿Qué se debería considerar acerca de las vacunas contra la COVID-19 si se está dando el pecho al bebé?

Los distintos expertos, incluyendo la propia Organización Mundial de la Salud, creen que lo más probable es que sea seguro administrar la vacuna de ARNm COVID-19 durante la lactancia materna.

Aunque es cierto que las mamás que amamantan a sus bebés no fueron incluidas en los ensayos de las vacunas, tanto el mecanismo de acción de este tipo de vacunas como la experiencia con otras sugeriría que, originalmente, esto sería en realidad muy recomendable.

Como coinciden en señalar los expertos, es importante saber que no hay virus en las vacunas de ARNm, por lo que, cuando es administrada, las pequeñas partículas son consumidas por las células musculares en el lugar donde ha sido aplicada, por lo que sería poco probable que lleguen a la leche materna.

Es más, es en realidad poco probable que cualquier partícula pequeña de ARNm que llegue a la leche materna sea digerida por parte del bebé. De ahí que la mayoría de expertos coincidan en señalar la importancia de vacunar a las mamás lactantes con la nueva vacuna ARNm. No en vano, en el propio documento de estrategia de vacunación del Ministerio de Sanidad se indica que, hasta el momento, no se dispone de datos sobre la excreción de las vacunas de la COVID-19 a través de la lactancia materna.

Aunque también es cierto que no hay datos sobre los posibles efectos de la vacuna durante la lactancia, ni sobre la propia producción de leche o sobre el lactante. A pesar de ello, el Ministerio de Sanidad es claro en este sentido: no se considera que la vacunación suponga un riesgo para el lactante.

Debido a ello, en el caso de mujeres que amamantan y que podrían tener un alto riesgo de complicaciones, o un alto riesgo de exposición, sería interesante valorar la vacunación de manera individualizada.

Vacunación frente a la COVID-19 en mujeres que dan el pecho
Foto: Istock

Es más, la IHAN España (Iniciativa para la humanización de la asistencia al nacimiento y la lactancia), publicó el pasado 13 de enero de 2021 una serie de recomendaciones acerca de la vacunación, indicando que la vacunación frente a la COVID-19 en madres que amamantan es segura y compatible.

Considerando a su vez que a aquellas madres que amamantan y que pertenezcan a grupos de riesgo susceptibles de recibir la vacuna, se les debería ofrecer sin restricciones, debiendo tener la posibilidad de tomar una decisión informada.

¿Qué ocurre cuando una vacuna se administra a la madre durante la lactancia materna?

Cuando la vacunación se lleva a cabo durante la lactancia materna, el sistema inmunológico de la mamá desarrolla una serie de anticuerpos que protegen frente a ese virus o enfermedad en concreto, en este caso frente a la COVID-19 (que, como de buen seguro sabrás, es la enfermedad causada por la infección con el virus SARS-CoV-2). 

De esta manera, estos anticuerpos sí pueden transmitirse al bebé a través de la leche materna. Además, también se ha encontrado que los recién nacidos de madres vacunadas que amamantan pueden beneficiarse igualmente de estos anticuerpos contra la COVID-19.

Por este motivo, y considerando sus beneficios, las distintas autoridades sanitarias indican que la vacunación no solo sería recomendable y segura, sino que no existiría justificación para suspender la lactancia materna, sobre todo como condición para la administración de dicha vacuna.

Por otro lado, debemos mencionar la publicación recientemente de un metaanálisis que ha descubierto que, en el caso de mamás con COVID-19 que, a su vez se encuentren dando el pecho, se conseguiría transmitir anticuerpos anti-SARS-CoV-2 desde la leche materna al niño amamantando, por lo que se debería recomendar y alentar la lactancia materna en estos casos.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo