Alimentación infantil

Yogur natural: principales beneficios para los niños

El yogur es un alimento altamente nutritivo y saludable. Pero para que realmente sea todo lo sano que puede ser es fundamental que no contenga azúcares añadidos, por lo que, siempre, la mejor opción es el yogur natural.

Yogur natural
Foto: Istock

El yogur es un alimento con alto contenido en nutrientes, que se incluye en las pautas dietéticas basadas en alimentos en todo el mundo, el cual puede proporcionar una cantidad significativa de nutrientes clave para la dieta tanto de niños como de adolescentes, en especial proteínas de buena calidad, calcio, vitamina B12 y fósforo.

Además, el consumo de yogur en los niños también se asocia probablemente con un estilo de vida saludable, y comportamientos dietéticos más sanos. Y no solo es rico en nutrientes, también es un sustituto excelente de los alimentos con alto contenido en energía, pero pobres en nutrientes.

Pero, como te hemos indicado ya en muchísimas ocasiones, no todos los yogures son nutritivos, ni recomendados, ni mucho menos saludables. La mayoría de los yogures de sabores se caracterizan por contar con un elevado contenido en azúcar añadido, lo que hace que, al final, muchas de sus cualidades nutritivas se pierdan por la presencia de azúcar como ingrediente destacado.

De ahí que el yogur natural se convierta, siempre, en la única opción ideal para bebés, niños y adolescentes. Y a continuación te descubrimos por qué.

Los principales beneficios del yogur natural para los niños

Rica fuente de calcio, proteínas y fósforo

Los productos lácteos fermentados, como es el caso del yogur, proporcionan proteínas, calcio y fósforo, nutrientes que influyen tanto en el crecimiento como en la pérdida ósea.

A su vez, prebióticos como la inulina, que pueden ser agregados al yogur, así como los propios probióticos presentes en su composición de forma totalmente natural, pueden ayudar a modular la absorción intestinal del calcio, y el metabolismo óseo. 

Precisamente, aunque la leche generalmente se considera esencial para los niños debido a que es una gran fuente de calcio, no todos los niños aceptan la leche fácilmente. Y el calcio, además, no se encuentra disponible en muchos alimentos.

Como te hemos mencionado, se sabe que el yogur tiene una concentración sustancialmente más elevada de calcio, incluso mayor que la leche. Por ejemplo, un simple vaso de yogur puede proporcionar cerca de 450 mg de calcio a un niño, lo que impacta positivamente en el desarrollo de sus huesos, fortaleciéndolos. 

Buen contenido en probióticos

La leche se convierte en yogur a través de la actividad bacteriana, lo que, a su vez, origina una serie de bacterias probióticas en su composición que proporcionan muchos beneficios a la salud. 

Se sabe que los niños que consumen yogur con regularidad tienden a reponer su intestino con bacterias buenas, lo que, a su vez, les ayuda a mantener una salud más fuerte, y a disfrutar, además, de una mejor digestión en general.

Beneficios del yogur natural
Foto: Istock

Buena fuente de energía

El yogur es una fuente excelente de proteínas. Y también puede proporcionar al niño la energía que necesita para el día. De hecho, un yogur natural en la escuela puede ser ideal para darle un impulso para el resto de la mañana.

Es muy versátil en la cocina

No hay duda que, el yogur natural, puede ser ampliamente utilizado en infinidad de preparaciones. De hecho, la capacidad del yogur para combinarse a la perfección con casi cualquier elaboración lo hacen extremadamente versátil para ser usado en múltiples opciones.

Y no solo como postre en batidos de frutas o con cereales integrales. También incluso como salsa para ensaladas. 

La importancia de escoger un yogur adecuado para el niño

Como te hemos mencionado, la mayoría de los yogures disponibles en el mercado no están exentos de azúcar, y, casi con total seguridad, proporcionan cierta cantidad. El problema es aún mayor cuando se ha incluido azúcar añadido como ingrediente, lo que puede acabar estropeando un alimento natural originalmente muy nutritivo y saludable.

Un buen ejemplo lo encontramos en los yogures de sabores, que abundan en los supermercados. Comer muchos yogures de azúcares, o incluso naturales con azúcar añadido, pueden acabar aumentando el consumo de azúcar en nuestro hijo/a antes de que nos demos cuenta, lo que puede causar un incremento de su peso y, con ello, un riesgo mayor de diabetes infantil. 

Por ello, en caso de que nuestro hijo sea un fanático del yogur, o incluso cuando simplemente deseamos escoger una opción nutritiva cien por cien saludable, lo ideal es optar por yogures bajos en azúcar, optando preferiblemente por yogures naturales sin azúcares añadidos.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo