Salud Bebé

6 mitos sobre la salud del bebé

Durante los primeros meses los bebés necesitan muchos cuidados. Pero, a veces, circulan falsos rumores sobre cosas que hay que hacer (o no hacer) con los chiquitines que complican y preocupan a los padres, sin motivo. Te lo contamos.

6 mitos sobre la salud del bebé

1. Si tiene fiebre, pero ningún otro síntoma, es que está creciendo

 

Pues no, ni el crecimiento ni el nacimiento de los dientes provocan fiebre. De hecho, ningún proceso normal del organismo cursa con temperatura alta. Cuando esto ocurra hay que acudir al pediatra.

2. La cicatriz del cordón se cuida con betadine

Aunque todavía hay quien lo recomiende, ya no se aconseja limpiar la herida del cordón con éste producto porque tiene un alto contenido en yodo y podría bloquear temporalmente la función tiroidea y alterar los resultados de la prueba del talón. Lo mejor es usar alcohol de 70 o un desinfectante que recomiende el pediatra y mantener muy seca la zona hasta que se desprenda.

3. Hay que sacarle los moquetes a diario

Cuando un niño está acatarrado conviene despejarle la nariz para que respire mejor y pueda comer y dormir bien. Para ello se aconseja humedecer las fosas nasales con suero fisiológico y sacar las secreciones con un aspirador nasal, siempre que los mocos estén en la parte anterior de la nariz. Si están en la parte posterior, a la altura de la garganta, no se pueden aspirar, así que no hay que insistir porque el niño lo pasa mal. Lo único que se puede hacer es poner suero para reblandecerlo.

4. Dejarle llorar ensancha los pulmones

Hace algunos años esta era una creencia muy extendida y también se pensaba que al llorar tras el parto los bebés empezaban a respirar por su cuenta. Pero lo cierto es que no existe ninguna relación entre el llanto y la maduración de los pulmones. Si el bebé llora es porque le pasa algo: tiene hambre, frío, dolor… o sencillamente se siente solo. Si le dejamos llorar y no acudimos a ver qué le pasa, se sentirá desamparado, sobre todo en los primeros meses de vida.

5. Las fontanelas no se pueden tocar

Es cierto que hay que tratar con mimo la cabecita del bebé, pero también lo es que se puede acariciar con suavidad. Las fontanelas están protegidas por una membrana o cartílago que protege las zonas más expuestas. Aunque hay que manejar al bebé con cuidado, no hay que tratarle como si fuera de cristal.

6. El pediatra tiene que verle todos los meses (aunque esté sano)

No es necesario. Si el niño está feliz, come bien, coge peso… no hace falta visitar al pediatra mensualmente. Las comunidades autónomas fijan un calendario de revisiones (más seguidas durante los dos primeros meses y más espaciadas a medida que el niño crece) para valorar la evolución del bebé que suelen coincidir con las fechas de vacunación. Si el niño está sano, este seguimiento es suficiente. Por supuesto, si enferma, hay que acudir al pediatra de inmediato, aunque no esté programado.

 

Asesores: los pediatras Carlos González, Florencio de Santiago y Ernesto Sáez.

 

Etiquetas: bebé, fiebre, salud del bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS