salud

Cómo actuar cuando el bebé tiene vómitos

Una mamá nos consulta: su hijo pequeño de cuatro meses ha vomitado dos veces y no sabe qué hacer. El doctor Ernesto Sáez Pérez explica en este artículo todas las causas posibles y cómo actuar.

Cómo actuar cuando el bebé tiene vómitos

"Mi hijo de cuatro meses ha vomitado dos veces. Le he puesto el termómetro y no tiene fiebre ni otros síntomas, y no sé qué hacer; si eso le hubiera ocurrido al mayor, que tiene tres añitos, me quedaría tranquila, pero él es tan pequeñito que tengo miedo de que le pase algo", dice Lucía.

 

Antes o después, todos los bebés (niños de 0 a 12 meses) vomitan alguna vez, en general, por causas poco importantes, pero ellos se asustan y las madres también. Por eso lo mejor que podemos hacer es mantener la calma y transmitir tranquilidad y seguridad a nuestro hijo. Y después observar, como hizo Lucía, si el pequeño tiene otros síntomas y si sigue vomitando o no.

 

Muchas veces los vómitos se van sin que lleguemos a saber qué los desencadenó. Pero en otras ocasiones son un síntoma de algún trastorno que debemos tratar, como una infección. Uno de los riesgos de los vómitos es que una parte del contenido se vaya a las vías aéreas, para evitarlo hay que tumbar al niño de lado o ponerle boca a bajo.

 

Cuando el pequeño vomita de forma repetida corre el riesgo de deshidratarse, esto es, de que su organismo pierda agua y sales minerales. Es primordial que tome líquidos para reponerlos: pecho si toma leche materna o biberón si toma leche adaptada. Entre tomas conviene ofrecerle una solución de rehidratación oral para lactantes (se vende en farmacias). Esta bebida se da en muy pequeñas cantidades, nunca en grandes sorbos, que favorecen los vómitos cuando el estómago está alterado, sino a cucharaditas en intervalos de cinco o diez minutos para que se quede dentro. A medida que el pequeño vaya asimilándola la cantidad puede aumentar.

 

Si los vómitos se producen por la noche y no tenemos una solución de este tipo en casa, le daremos agua, jamás una bebida isotónica u otro refresco, porque los contenidos en minerales y azúcares de estos productos no se corresponden con los que ha perdido el bebé.

 

Una vez que el niño lleve una o dos horas sin vomitar, podemos ofrecerle algo de comer, si es mayor de seis meses.No es conveniente darle la dieta blanda que se recomendaba antiguamente, porque es restrictiva y lo que el niño necesita para recuperarse es su alimentación habitual. Muchas veces el bebé no tiene apetito y lo único que le quiere es el pecho o el biberón, en ese caso, no hay que forzarle. Cuando se encuentre mejor, comerá más de lo habitual para recuperar el tiempo perdido.

 

Con estas medidas, los vómitos cederán en entre 6 y 24 horas y nuestro pequeño se encontrará mejor. Si pasado este tiempo continua vomitando, hay que acudir al pediatra sin demora. También debemos consultar de urgencia si el niño tiene menos de tres meses y ha vomitado más de dos o tres tomas, hay sangre en el vómito o este es de color negruzco, si el pequeño tiene signos de deshidratación (boca seca, llanto sin lágrimas, piel seca, no hace pis) o temperatura superior a 38º. En estos casos necesita tratamiento sin demora.

 

Primer mes

Causa

  • Un trastorno sin importancia de la alimentación.
  • El inicio de una enfermedad.

Síntomas

Atragantamiento, tos.

Características de los vómitos

Son vómitos ocasionales.

Tratamiento

Si el bebé vomita a menudo, vigilar la postura al pecho o el biberón.

 

De la segunda semana al cuarto mes

Causa

Estenosis hipertrófica del píloro.

Síntomas

Vómitos 15 o 30 minutos después de la toma (se producen en todas).

Características

Vómitos abundantes, parece que el niño expulsa más de lo que toma.

Tratamiento

Cirugía.

 

A partir del cuarto mes

Causa

  • Infección del estómago o el intestino por rotavirus o bacterias.
  • Infección de orina, catarro u otitis.

Síntomas

  • Vómitos, diarrea, fiebre y dolor abdominal.
  • Estornudos, mocos o tos.

Tratamiento

Ofrecer al bebé soluciones de rehidratación para evitar que se deshidrate. En caso de infección de orina, catarro u otitis el médico puede recomendar algún fármaco.

 

 Dr. Ernesto Sáez Pérez es pediatra y experto en neonatología. Autor de “Tu primer hijo” y “¿Qué le pasa a mi hijo?”

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS