¡Cosas de niños!

Mi bebé estornuda, ¿estará acatarrado?

Los recién nacidos y los bebés estornudan a menudo; no lo hacen porque se hayan puesto malitos, sino para eliminar cuerpos extraños que han entrado en sus vías respiratorias.

Mi bebé estornuda, ¿estará acatarrado?

Al estornudar, niños y adultos eliminamos los cuerpos extraños que han entrado en las vías aéreas. Así, el recién nacido durante los primeros días de vida estornuda, entre otras cosas, para expulsar el líquido amniótico que queda en sus pulmones.

El bebé hace ¡aachiss! cuando en el ambiente flotan elementos irritantes de las vías respiratorias: humo, pelo de perro o gato, ácaros del polvo u hongos de humedades. Después de las tomas también puede estornudar si se han colado unas gotitas de leche en sus vías aéreas.

El hecho de que el niño estornude indica algo bueno: que su organismo funciona a la perfección. Ahora bien, los estornudos pueden ser un síntoma de catarro, así que si el pequeño tiene mocos o fiebre, hay que llevarle al pediatra para descartar una infección respiratoria.

Aunque los estornudos sean saludables, en casa conviene evitar los factores que los provocan: el humo, el polvo y las humedades. Pero el aire extremadamente seco reseca y debilitas las vías respiratorias; en caso de que el grado de humedad sea inferior al 30 % (se mide con un higrómetro), es aconsejable encender a ratos un humidificador de aire frío.

 Dr. Ernesto Sáez Pérez es pediatra y experto en neonatología. Autor de “Tu primer hijo” y “¿Qué le pasa a mi hijo?”

Etiquetas: bebé, catarro, enfermedades, recién nacido, resfriado, salud del bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS