Aseo del recién nacido: el primer baño y cómo prepararlo

El primer baño del bebé es un momento tan emocionante como estresante para muchos padres. Pero, ¿qué debemos saber acerca del aseo de nuestro recién nacido? ¿Cada cuánto debemos bañarlo? ¿Es necesario hacerlo todos los días?

Aunque el momento del primer baño de un bebé suele ser un momento muy emocionante que los padres viven con ilusión, a veces se convierte en un pozo insondable de dudas, sobre todo para primerizos. Los recién nacidos y bebés menores de un mes requieren cuidados especiales a la hora del baño y el aseo, por la especial fragilidad de su piel.

¿Cuándo hay que bañar a un bebé?

Aseo del recién nacido
Foto: Istock

Siempre que pasamos la ronda de maternidad y vemos a los recién nacidos te preguntan: “¿Cuándo van a bañarlo?” Pues normalmente los bañamos pasadas al menos 24 horas desde el nacimiento. Los bebés suelen estar cubiertos de una película grasa que protege su piel las primeras horas de vida y evita la pérdida excesiva de calor, por lo que no nos conviene retirar esa capa antes de tiempo. Incluso os aconsejo que ese primer baño tampoco sea demasiado agresivo y dejemos que esa grasa proteja axilas, ingles y genitales.

¿Cada cuánto hay que bañar a un recién nacido?

No existe consenso sobre cada cuanto tiempo hay que bañar a un recién nacido. Puedes hacerlo a diario, cada dos días. Incluso hay culturas en la que se baña al recién nacido una vez a la semana. Lo importante es que el baño sea lo suficientemente regular como para mantener la higiene del bebé.

Ten en cuenta además que, si la hora del baño supone un momento de relajación para el bebé puedes hacerlo a diario, antes de acostarle. Pero también hay recién nacidos que se estresan mucho en el momento del baño, presentando llanto intenso y en ese caso puede ser más razonable bañarlos cada dos días y preferentemente por las mañanas.

Cómo preparo el baño del recién nacido (y de nuestro bebé)

Antes de tirarse al agua (y nunca mejor dicho) debes tener todo preparado. Ten en cuenta que una vez tengas al bebé en la bañera te será muy complicado manejarte con una sola mano o necesitarás ayuda de otra persona.

La habitación o cuarto de baño donde se realice el baño debe estar a unos 22º-24º C para evitar que el niño se enfríe cuando lo saquemos de la bañera. Prepara todo lo que vas a necesitar cuando tu bebé termine el baño: toalla de algodón y a ser posible que esté templada, crema o aceite de bebé, pañal limpio, body y la ropa que le vayas a poner.

Cómo preparar el baño del recién nacido
Foto: Istock

Se recomienda que el agua del baño esté entorno a 36º- 38ºC. Se debe comprobar la temperatura antes de meter al niño, sumergiendo el codo o el dorso de la mano o empleando un termómetro. Se puede sumergir al niño, incluso aunque no se le haya desprendido aún en cordón umbilical. Te recomiendo un jabón de farmacia, de pH neutro y destinado a bebés.

No es necesario mucha cantidad, con unas gotas tendrás suficiente para enjabonar al bebé. La duración del baño debe ser de unos minutos, lo justo para enjabonar y aclarar. No recomiendo que el baño dure demasiado para evitar que el bebé se enfríe.

¿Puedo aplicar colonia a mi recién nacido?

No te lo recomiendo, al menos el primer mes. Sabemos que el bebé reconoce el olor de su madre, por lo que, si ésta usa perfumes fuertes o aplicáis colonia al bebé, se puede interferir en este proceso. Más adelante, cuando el vínculo madre- hijo esté más establecido podéis optar por aplicar en la ropa pequeñas cantidades de alguna colonia suave y sin alcohol formulada especialmente para bebés.

También te puede interesar:
Carmen de la Torre

Carmen De La Torre Morales

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

Continúa leyendo