Cómo actuar

Mi bebé está estreñido: lo que debo y no debo hacer

Garantizar su hidratación, cuidar su dieta si ya tiene más de seis meses y ayudarle con masajes y movimientos suaves son algunos de los consejos que te damos a continuación para que mejore su tránsito intestinal.

Uno de los problemas de salud que más preocupan a los padres de un bebé es el estreñimiento. Salvo complicaciones y casos extremos no tiene por qué ser grave, pero es uno de esos aspectos de la salud de los más pequeños que llaman mucho la atención cuando ocurren y que son fáciles de vigilar sin tener muchos conocimientos médicos, de ahí que los papás lo vigilen continuamente.

El estreñimiento, si las deposiciones son blandas no se puede considerar como tal. En cambio, si las evacuaciones son duras o en forma de gránulos, que el pequeño tiene que hacer mucho esfuerzo para hacer sus necesidades, llegando a ponerse muy rojo, a arquear la espalda o incluso a llorar, o si son poco frecuentes o ha descendido su frecuencia con respecto a lo habitual, es posible que tu bebé esté estreñido. 

En este caso, además de mantener la calma y observar bien qué ocurre en las siguientes horas, así es como debes actuar. Esto es lo que debes hacer y lo que no: 

Hidratación

Si están dado el pecho a tu pequeño lo último que debes hacer es reducir las tomas. No hay mejor alimento para tu pequeño y si está estreñido, la hidratación es el remedio más eficaz a corto plazo. De hecho, si ya ha pasado la etapa de la alimentación exclusiva y ha iniciado la etapa de la dieta complementaria porque tiene más de seis meses, incide también en que beba agua para que esté lo mejor hidratado posible y pueda mejorar así su tránsito intestinal. Hay quien recomienda los zumos de frutas, pero es preferible que lo consultes con el especialista: lo que bajo ningún concepto puede ocurrir es que tome menos leche materna por beber otro tipo de bebidas, especialmente si tiene menos de seis meses.

Masajes en la barriga

Con cariño, despacito y si es muy pequeño, con los dedos, ni siquiera con la palma de la mano. Los movimientos rítmicos y circulares, en el sentido de las agujas del reloj, le pueden ayudar a mejorar su tránsito intestinal. Cuidado con la fuerza que ejerces.

Movimientos con sus piernas

También son recomendables los movimientos rítmicos con sus piernas. Tumbado bocarriba, coge las piernas de tu pequeño por los tobillos o los pies y llévalas hacia su barriguita con cuidado, flexionándalas. Estos movimientos, junto a los masajes, suelen ayudar a que el bebé pueda evacuar.

La dieta

Si el bebé tiene más de seis meses, la alimentación complementaria es un aliado para combatir el estreñimiento. Que sea saludable y variada, rica en alimentos con mucha fibra en su composición, como son las frutas y las verduras. También las legumbres e incluso los cereales integrales. Si su dieta no incorpora este tipo de alimentos, repercutirá de manera negativa en su tránsito intestinal.

Cogerle en cuclillas

La posición natural en la que hacemos de vientre los adultos puede facilitar que el bebé haga sus necesidades. Por eso, si está estreñido y nada funciona, en caso de que ya sujete bien su cabecita podéis cogerle en brazos, apoyad su espalda sobre vuestro pecho asegurando bien su posición y colocad un brazo por debajo de sus piernas, de manera que queda como sentado en el retrete. Con cuidado. llevad un poquito sus piernas hacia su barriguita cuando quiera empujar o ayudadle a tener una base en los pies sobre la que hacer un poquito de fuerza extra. Eso sí, cuidado si llega la evacuación: tened preparado “el terreno” previamente. Y si está molesto, desistid.

Acudir al pediatra antes de tomar decisiones equivocadas

Una vez que has probado los masajes, los movimientos de sus piernas y que has garantizado su hidratación y su alimentación adecuada, si tu pequeño sigue estreñido, consulta a su pediatra. No le des supositorios ni cualquier otro tipo de medicamento o remedio natural. Ese no es el camino para garantizar su mejoría. El pediatra estimará qué es lo mejor para el bebé en función de su exploración y su diagnóstico.

Continúa leyendo