Salud del bebé

Cardiopatías congénitas: qué son, causas, las más comunes y tratamiento

Se estima que, en España, 4.000 niños nacen al año con una cardiopatía congénita. Te descubrimos en qué consiste.

Además de celebrar el amor cada 14 de febrero, también es el Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas, como forma de concienciar acerca de estas malformaciones o alteraciones que ocurren en el corazón antes del nacimiento.

De hecho, se estima que, solo en nuestro país, nacen alrededor de 4.000 niños con cardiopatías congénitas cada año, convirtiéndose así en la enfermedad congénita presente desde el nacimiento más frecuente en nuestro país, de acuerdo a la Asociación Española de Pediatría (AEP)

En Francia, según la Federación Francesa de Cardiología, las anomalías cardíacas congénitas afectan a 5 nacimientos de cada 1.000. Una cifra importante, en relación con el número de nacimientos afectados por una anomalía congénita: según el Instituto Nacional Sanitario del país, 1 de cada 39 nacimientos estaría afectado.

¿Qué son las cardiopatías congénitas?

Una cardiopatía congénita consiste en una enfermedad del corazón caracterizada por la existencia de un defecto cardíaco, el cual se encuentra presente en el momento del nacimiento, tal y como indica el término “congénita”. 

Su gravedad puede variar, desde una enfermedad muy leve, que nunca tiende a causar ningún problema, hasta una más grave, que requiere algún tipo de tratamiento médico.

Ocurre cuando las paredes, las cámaras o las válvulas del corazón, o los propios vasos sanguíneos cercanos a este, no se desarrollan normalmente antes del nacimiento. 

¿Cuáles son las causas? ¿Por qué se producen?

Debemos tener en cuenta que el corazón se forma bastante pronto, entre la tercera y séptima semana de embarazo. En esos momentos, es posible que incluso la futura mamá no sepa aún que está embarazada. A pesar de ello, su corazón se encuentra ya perfectamente desarrollado y funcionando, aunque en esa etapa únicamente se limita a crecer y aumentar de tamaño.

Por lo general, las cardiopatías se deben a una detención en la formación del corazón durante el desarrollo del embrión, lo que implica que no se produzcan los cambios adecuados necesarios para que, finalmente, se desarrolle un corazón normal y saludable. 

De forma que, en el momento en el que se presenta el parto, y nace el bebé, el corazón no ha acabado de formarse.

Síntomas de las cardiopatías congénitas

Diagnóstico de la cardiopatía congénita
Foto: Istock

Por lo general, el médico puede sospechar de una cardiopatía en el momento del nacimiento o en una revisión de rutina, cuando escucha un soplo en el niño/a. Eso sí, es necesario tener en cuenta algo importante: la mera existencia de un soplo no es indicativo de la existencia de una enfermedad cardíaca, dado que la mayor parte de los soplos suelen ser benignos.

No obstante, es posible que los niños que tienen una cardiopatía sí pueden presentar síntomas, que serán diferentes en función de la edad. Los lactantes, por ejemplo, pueden tener poco apetito, mostrarse fatigado con las tomas, o aumentar poco de peso. 

Los niños más grandes, o los adolescentes, pueden presentar dificultad respiratoria y cansancio, aunque se encuentren en reposo, o sentir fatiga cuando hacen esfuerzos. Además, todos estos síntomas tenderán a ser más intensos en función de la gravedad de la patología.

Tipos de cardiopatías congénitas

El corazón puede verse afectado de muchas formas antes del nacimiento. Por este motivo, hay muchos tipos de cardiopatías congénitas. En cualquier caso, la mayoría de las cardiopatías congénitas se pueden clasificar en dos categorías principales: cianogénicas y no cianogénicas (resulta del color azulado de la piel de la persona afectada).

Cardiopatías congénitas no cianóticas

Varios tipos de malformaciones dan lugar a distintas patologías:

  • Conducto arterioso persistente: Durante la vida fetal, existe un pequeño conducto que conecta la aorta y la arteria pulmonar. Normalmente se resuelve poco después del nacimiento. Pero, cuando permanece, entorpece el trabajo del corazón, pudiendo, a largo plazo, causar hipertensión arterial pulmonar.
  • Estrechamientos (estenosis): Consisten en estrechamientos de las arterias, venas o anomalías de las válvulas cardíacas, que afectan al correcto paso de la sangre.
  • Anomalías en la comunicación entre compartimentos cardíacos: En este caso, dos regiones cardíacas, que normalmente no deberían estar conectadas, se comunican a través de un orificio presente en la pared del corazón. Pueden surgir, a su vez, dos patologías, la comunicación interventricular o la comunicación interauricular.

Cardiopatías congénitas cianóticas

Existen varias cardiopatías congénitas cianóticas. Las más frecuentes son:

  • Transposición de los grandes vasos: Existe una inversión de las arterias del corazón (pulmonar y aorta).
  • Tetralogía de Fallot: Es un síndrome que combina varios defectos cardíacos. Además, hay estenosis pulmonar, comunicación interventricular, hipertrofia del ventrículo derecho y desplazamiento de la arteria pulmonar.

¿Se puede tratar?

El tratamiento médico dependerá del tipo de alteración o malformación en cuestión. Además, ciertas alteraciones benignas únicamente requieren llevar a cabo y mantener un seguimiento médico minucioso, mientras que otras, en cambio, requerirán de un manejo quirúrgico rápido.

Por otro lado, también se pueden prescribir medicamentos en determinadas alteraciones o patologías, con la finalidad de mejorar la función del corazón.

¿Tiene cura? ¿Cómo es la esperanza de vida?

Hoy en día, gracias al diagnóstico médico temprano y a los tratamientos médicos que se pueden aplicar, lo que incluye el seguimiento, se estima que 9 de cada 10 niños con cardiopatías congénitas llegan a la edad adulta

De hecho, muchos adultos pueden evitar o incluso manejar las distintas complicaciones, y mejorar su calidad de vida a través de un mejor manejo y atención de la enfermedad.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo