Portear

¿Cómo colocar correctamente una mochila de porteo?

El porteo ergonómico respeta los ritmos del niño, su desarrollo psicomotor y facilita la vida a los padres pero, ¿cómo se coloca correctamente la mochila? Te damos el paso a paso.

Portear es algo que se lleva haciendo toda la vida, pero ahora está más a la orden del día que nunca. Por suerte, ya se portea de manera segura (o eso deberíamos hacer todos) porque la ciencia, la tecnología y los conocimientos han avanzado mucho. Ahora se sabe que el único porteo del bebé que se puede practicar es el ergonómico, que es el que respeta su ritmo de crecimiento, su desarrollo psicomotor y también su postura.

porteo
Fuente: iStock

El porteo es una técnica muy práctica ya que permite libertad de movimiento al pequeño, practicar el piel con piel con mamá o con papá a todas horas y también permite la libertad de movimiento a los padres. Además, ese ‘piel con piel’ favorece los ratos de calma de los niños, mientras que facilita la lactancia materna y ayuda a aliviar los cólicos del lactante.

¿Cómo debe ser la mochila de porteo para considerarse adecuada?

Como decimos, el porteo ergonómico es el más seguro para el bebé y para la persona que lo portea. Hay que buscar un sistema que favorezca la posición natural de los niños. Puede ser una mochila, un fular elástico, una bandolera o un portabebé evolutivo pero, lo importante, es que no altere esa naturalidad y que sea acorde a su edad y también a su peso.

Una mochila de porteo ergonómica es esa que mantiene la espalda del bebé en forma de C y las piernas flexionadas con las rodillas más altas que su culito. Una especie de postura de ‘ranita’ en la que la cabeza está bien sujeta (cuando son recién nacidos) y después, cuando ya tengan sujeción, cambiará.

Hay que tener en cuenta que la mochila de porteo tendrá que cubrir las necesidades del niño en todas sus etapas, y que estas no serán las mismas siempre.

Mientras que, cuando son recién nacidos, es importante que agarre su cabeza, con el paso del tiempo la sujeción podrá cambiar a las axilas porque el niño ya será capaz de mantenerla por sí mismo.

Eso sí, es de vital importancia recordar también que no hay que portear nunca y bajo ningún concepto con el niño mirando hacia delante. La posición correcta es siempre la misma: cara a cara con la persona que lo portea.

Hace poco tiempo, la influencer Verdeliss, que tiene una marca de puericultura en la que ofrecen mochilas de porteo, daba algunos tips para comprobar si la mochila de porteo es ergonómica o no:

  • Existe la distancia suficiente como para poder besar la cabecita del bebé
  • En recién nacidos, deberá dejar libres las vías respiratorias
  • La postura en la que queda el niño respeta la curvatura de la espalda
  • Las caderas dibujan una ‘M’
  • El panel de la mochila abarca de corva a corva de las rodillas

¿Cómo colocar correctamente la mochila de porteo?

Como decimos, existen diferentes artículos idóneos para portear de manera ergonómica. Nosotros nos centraremos en describir paso a paso cómo colocar la mochila:

  • Colocar el cinturón en la cintura
  • Poner el culito del bebe en la mitad del ancho del cinturón y colocarlo en posición  ranita (con las rodillas flexionadas y más altas que el culito, como hemos explicado)
  • Cubrimos al niño con el panel de la mochila y nos ponemos un tirante mientras sujetas al bebé con la otra mano
  • Nos colocamos el otro tirante y abrochamos en la espalda
  • Comprueba que va bien sujeto inclinándote hacia delante. El niño deberá separarse un dedo máximo

Ten en cuenta que tu postura puede cambiar a lo largo del día, así ajusta siempre bien antes de colocarte al niño. Y, por supuesto, si la mochila va a ser utilizada por más de una persona, tendréis que ajustarla siempre que os la vayáis a poner.

¿Cuándo puedo empezar a portear con mi bebé?

Puedes empezar desde el momento en el que nace y puede alargarse más allá de los tres años. A partir de los seis meses o cuando se mantenga sentado, podríamos pasar a portear a la espalda, aunque deberá ir mirando hacia delante.

Los beneficios del porteo son infinitos:

  • Favorece el piel con piel
  • Facilita el apego saludable con mamá y papá
  • Menos riesgos de cólicos del lactante y reflujos
  • Mejora la higiene del sueño
  • Mejora la salud emocional, ya que favorece los momentos de calma
  • Aporta seguridad al pequeño
Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas crianza, infancia, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo