Patrocinado

Cómo cuidar la delicada piel de tu bebé

Tiene el tacto más suave del mundo y su olor es tan maravilloso que sirve para reforzar el vínculo afectivo con la madre. Aprovecha los primeros meses de vida de tu hijo para proteger su piel y para crear hábitos de higiene y cuidados que harán que tu peque tenga una piel saludable durante toda su vida.

Al nacer, la piel del bebé está cubierta por una sustancia sebácea de color blanquecino: es la vernix caseosa, y su función dentro del útero materno era proteger la piel del feto de sustancias irritantes como el líquido amniótico y contribuir a su formación, manteniéndola aislada de la humedad. Esta capa protectora formada por restos de células y grasa que los bebés llevan 'de serie' se desarrolla sobre la semana 20 de gestación y durante la semana 36 se reduce su producción. Por eso, la mayoría de bebés nacen con muy poca cantidad, excepto si son prematuros.

La OMS recomienda no retirar la vernix caseosa de la piel del recién nacido. Por eso suele postergarse el primer baño al menos 24 horas. Así se mantienen sus propiedades: ayuda al desarrollo del manto ácido y la termorregulación y, por su alto contenido en vitamina E, protege a los bebés de la radiación solar. La piel del recién nacido reabsorberá esta sustancia de forma natural.

Su piel, más frágil que la de un adulto

La piel del bebé es un 20% más fina que la de un adulto. También es más permeable y se seca más rápidamente porque la capa córnea (la más externa de la piel) es más fina que la tuya. Y es más sensible a los estímulos externos como la polución, la temperatura o la radiación solar, ya que el número de melanocitos (células encargadas de la pigmentación de la piel) es menor de lo normal, las glándulas sudoríparas no funcionan a pleno rendimiento y la dermis y la epidermis están menos conectadas que en los adultos. 

Durante las primeras semanas de vida comienza a desarrollarse el manto ácido, que crea una barrera con el exterior que le protegerá de patógenos, agentes irritantes y de la deshidratación. Por ello es fundamental usar productos adecuados que cuiden la piel del bebé y favorezcan el desarrollo del manto ácido. 

Para saber qué productos son los más adecuados hay que tener en cuenta el pH de la piel del bebé. Durante las 5 primeras semanas de vida el pH de nuestro hijo es de 6.5: el manto ácido favorece que sea del 5.5, la condición perfecta de una piel sana. ¿Esto significa que tenemos que usar productos con pH neutro? La respuesta es no. El pH neutro es un pH 7, superior al pH 5.5 de una piel sana. Los productos más adecuados y eficaces para favorecer las funciones naturales de la piel y cuidarla son los que tienen un pH de 5.5. 

Durante las primeras semanas, es recomendable que los productos para tu bebé no contengan PEG (polietilenglicol) presente en la mayoría de productos de cuidado personal. Tiene gran capacidad para penetrar en la piel y, a lo largo del tiempo, termina acumulándose en el organismo.

Bien hidratado

Al bañar al bebé, el agua retira la capa grasa protectora y provoca deshidratación. Por ello es recomendable aplicar crema hidratante después del baño para mejorar el nivel de humedad y la función protectora de la piel. 

Dos de los ingredientes naturales más adecuados son el aceite de oliva y la proteína de leche hidrolizada. El aceite de oliva es uno de los de los hidratantes más efectivos, aporta numerosos beneficios para el cuidado de la piel y ayuda a reparar la piel reseca y agrietada. Por su parte, la proteína de la leche hidrolizada es un ingrediente activo natural con propiedades protectoras y calmantes para la piel. Crea una película hidrolipídica que aporta suavidad y flexibilidad a la piel.

Estos ingredientes son la base de las fórmulas de la marca sanosan. Sanosan elabora productos de higiene y cuidados infantiles utilizando sólo ingredientes naturales y adaptando sus fórmulas a la delicada piel y cuidados específicos en cada etapa del bebé. Todos sus productos se elaboran en Alemania y están recomendados por matronas. Si quieres descubrir más sobre sanosan, pincha aquí.

Continúa leyendo