Estreñimiento en el bebé

¿Cómo saber si el bebé está estreñido?

El estreñimiento es, sin duda, uno de los principales motivos de consulta en pediatría. Pero ¿sabes si realmente tu bebé está estreñido?

Se define el estreñimiento como la ausencia de deposiciones. También consideraremos estreñimiento aquellas situaciones en las que, aunque el niño haga deposiciones a diario o casi a diario, las heces sean muy duras o cueste mucho trabajo defecar.

Cómo saber si el bebé está estreñido
Foto: Istock

En las revisiones de los recién nacidos o bebés de pocos meses es común que los padres confundan el estreñimiento con la disquecia. La diferencia entre estas dos entidades radica en la consistencia de las heces. Mientras que en el caso del estreñimiento las deposiciones son duras y secas, en el caso de la disquecia, aunque el bebé esté varios días sin conseguir defecar, cuando finalmente logra hacerlo, elimina heces normales o incluso líquidas.

La disquecia es un trastorno funcional en el que, básicamente, el bebé no logra coordinar la fuerza que hace apretando con su abdomen con la relajación del esfínter anal. Vemos que se pone rojo, con el abdomen hinchado, pero no consigue defecar, porque está contrayendo el esfínter en vez de relajarlo.

La disquecia también suele acompañarse de molestias de gases y es frecuente que esta entidad se confunda con el cólico del lactante o, sencillamente, que sea muy difícil determinar donde empieza una y acaba la otra. Realmente, son “dos patas del mismo banco” que, como todos los trastornos funcionales, mejorarán con el tiempo. Debéis saber además que la disquecia no debe tratarse con laxantes, puesto que no solo no funcionarán, sino que pueden empeorar el cuadro.

Otro asunto a tratar en el tema del estreñimiento es la famosa pregunta que nos repiten las familias: "¿Hasta cuántos días puede estar sin hacer caca?", "¿Cuál es el ritmo normal de deposiciones?",  "¿Cuántas veces debe defecar al día?" Pues depende. Muchos queréis una respuesta exacta, pero es que no la hay.

Hablando claro, si yo voy al baño dos veces al día y tu cada dos días no quiere decir por narices que yo sea “normal” y tú estés estreñido, si tu ritmo habitual es tener deposiciones cada dos días. En esto digamos que hay una amplia “variabilidad” entre personas y puede que unas disfruten de un colon “rápido” y otras tengan que hacer el pino puente para ir al baño. Lo mismo les sucede a los bebés. Si el tuyo defeca todos los días con normalidad y de repente está tres días sin defecar diremos que está estreñido, pero si otro bebé elimina heces cada dos o tres días, pues no significaría nada.

Y aquí viene otro dato en el que fijarse: ¿está tu bebé incómodo a causa del estreñimiento? Es decir, ¿lo ves intentando apretar, levantando y encogiendo las piernas, poniéndose rojo, con dolor…? ¿O, por el contrario, está tan pancho? Hay bebés que en cuanto llevan dos días sin eliminar heces se muestran irritables, incómodos… y por el contrario aquellos que suelen tener un ritmo intestinal más pausado pueden estar varios días sin defecar sin que esto les afecte lo más mínimo.

¿Qué puedo hacer si mi bebé está estreñido?

Pues veamos. En el caso de bebés que se alimentan solo con leche dividiremos en dos grupos: aquellos que toman lactancia materna y aquellos que toman biberón o lactancia mixta. En el caso de los primeros la verdad es que el estreñimiento no es frecuente, más bien lo contrario, lo habitual es que los padres pregunten si es normal que el bebé haga una deposición tras cada toma de pecho.

Aún así, si se estriñe, optaremos por algunos laxantes que pueden usarse en los más pequeños. En el caso de bebés alimentados con biberón podemos utilizar primero alguna leche de fórmula específica para trastornos digestivos leves o estreñimiento.

Cómo aliviar el estreñimiento del bebé
Foto: Istock

Prácticamente todas las marcas del mercado cuentan con alguna de estas fórmulas que suelen incluir las palabras “confort” o “digest” en su nomenclatura.

Si hablamos de bebés que han iniciado alimentación complementaria os recomendaría, antes de pasar directamente a la opción de laxantes, que intentéis aumentar el aporte de fibra que recibe de los alimentos.

Por ejemplo, intentaremos dar más frutas, del tipo ciruela o kiwi, legumbres o cereales integrales de grano completo. Además, evitaremos aquellos alimentos astringentes, como arroz, plátano y manzana. Si pese a estos cambios en la dieta persiste el estreñimiento optaremos por iniciar tratamiento con laxantes.

Os recomiendo que antes de lanzaros por vuestra cuenta a hacer cambios de leche o administrar medicamentos, vuestro bebé sea valorado por el pediatra ya que hay enfermedades que pueden manifestarse con estreñimiento pertinaz, y que deben descartarse.

Carmen de la Torre

Carmen De La Torre Morales

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

Continúa leyendo