Vídeo de la semana

Guía para hacerlo

Cortauñas o tijeras, ¿con qué debo cortarle las uñas a mi hijo?

Basta con esperar 15 días para hacerlo por primera vez, y al ser tan delicadas durante los primeros meses de vida, pero tan importante es saber hacer bien la técnica como escoger el material adecuado, algo que sí tiene importancia hasta que las uñas maduran y se endurecen, algo que sucede alrededor de los seis meses de vida.

Uñas del bebé
Uñas del bebé (Foto: depositphotos)

No ocurre tan a menudo cuando el recién nacido es hermano pequeño, pero si es el primer pequeño en su casa, la inseguridad de sus papás en sus primeras semanas de vida se traduce en detalles como sus uñas, finas, sensibles… y muy largas por no cortarlas debido al miedo que da tocar algo tan delicado por primera vez. Y, para colmo, a esto se suman las dudas, porque rara vez se acuerda uno de preguntar cómo, cuándo y con qué se deben cortar, y entonces lo que a priori parece muy sencillo se acaba complicando por completo. 

Nuestra intención al escribir estas líneas es disipar hasta la última duda al respecto simplificando mucho la cuestión. Y esto se hace consultando las fuentes de referencia para confirmar si hay alguna edad mínima para recortar las uñas por primera vez y si es más recomendable hacerlo con tijeras o con cortauñas. 

Para lo primero, basta con leer a una de nuestras fuentes de cabecera, la AEPED, que deja claro que no hay impedimento alguno para que las uñas de un recién sean manipuladas “a partir de los 15 o 20 días de vida”. Evidentemente, siempre y cuando se haga con el material adecuado y con la delicadeza y concentración que una tarea así se requiere. El motivo de dejar pasar al menos dos semanas desde su nacimiento para cortarlas pese a que los bebés nazcan con  ellas muy largas por lo general, es que “la punta de las uñas suele estar adherida a la piel del dedo”, explica en la misma nota informativa la Asociación Española de Pediatría, por lo que es más complicado y arriesgado intentar cortarlas con éxito hasta que se separan de la piel. 

Paso a paso

Para llevar a cabo la acción, la herramienta mejor indicada durante los primeros meses de vida, hasta que las uñas se endurecen, es la tijera de punta redonda, que en el caso de las específicas para bebés suelen ser de tamaño pequeño. Pueden resultar algo incómodas en las manos grandes de un adulto, pero son las más seguras para la salud de los deditos del bebé. 

De todas formas, no es necesario cortarlas directamente cada vez que se vean un poco largas si se utiliza la lima, que es muy útil cuando se maneja de forma adecuada y recurrente. Gracias a ella se puede mantener perfectamente la forma recomendada que deben tener las uñas de los recién nacidos, “de forma recta y sin dejar picos en las esquinas -redondearlos con una lima es lo mejor- que puedan provocar arañazos o que se claven en la piel del dedo”, según explica la AEPED. 

El momento indicado

A partir de los seis meses, aproximadamente, el cortauñas infantil, también adaptado en cuanto al tamaño y su fuerza, es una opción igual de válida que las tijeras de punta redonda, que se pueden seguir utilizando de forma prolongada en el tiempo. A partir de este momento, de hecho, es más importante asegurar bien el proceso que cuál de los dos materiales se elige para llevarlo a cabo, porque los bebés no suelen disfrutar con el corte de las uñas.

Se ponen habitualmente muy nerviosos y complican mucho la tarea a sus padres, de ahí que un truco muy interesante sea el de hacerlo cuando están durmiendo. Si no se puede en estas circunstancias y tiene que ser cuando estén despiertos, lo ideal es hacerlo entre dos para evitar movimientos bruscos del pequeño que le puedan dañar: mientras uno le sujeta y entretiene, el otro corta las uñas. 

Limpieza ante todo

Por último, también conviene limpiar bien las manos y los dedos al finalizar la tarea para evitar que queden trocitos pequeños en la zona ya cortados o algún otro que no se haya terminado de cortar del todo. Para ello, basta con pasar una toallita, una gasa o un poco de agua y cerciorarse de que el la operación corte de uñas puede darse por cerrada hasta dentro de unos días. 

Posdata: ¡no te olvides de controlar el crecimiento de las uñas de los pies! No hay que cortarlas tan a menudo, pero es tan importante hacerlo a tiempo como en el caso de las manos. Y más todavía cuando los peques empiezan a ir calzados y poco después empiezan a andar. 

También te puede interesar:

Continúa leyendo