Cuidados del recién nacido

Cuidados del cordón umbilical

Es cierto que, en los primeros días con nuestro recién nacido, a muchas mamás y papás les preocupa el cuidado del cordón umbilical, especialmente porque sienten temor a hacerle daño o a que se infecte. Esto es todo lo que debes tener en cuenta.

El cordón umbilical en el recién nacido normalmente se corta en el momento de nacimiento del bebé.

Se pone una pinza y tiene un aspecto gelatinoso las primeras horas de vida. Se va secando conforme van pasando los días hasta que se desprende la pinza y la parte de dentro va cicatrizando y quedando dura y de color negruzco como una costra.

Cuidados del cordón umbilical
Foto: Istock

Aunque no hay que hacer mucho para que eso suceda, sí hay que tener en cuenta algunas recomendaciones para curar el ombligo del recién nacido y evitar posibles complicaciones como las infecciones.

Es importante no intentar retirarlo ni tirar en ningún caso para que el cordón se desprenda antes. Es un proceso de cicatrización que el ombligo hará por sí solo y debemos procurar mantenerlo limpio y seco.

¿Cómo habría que curarlo?

Hace unos años se recomendaba utilizar alcohol de 70 grados empapado en una gasa y en algunos casos se combinaba también con el uso de clorhexidina al 4% como antiséptico, o éste solo. La povidona yodada también llegó a utilizarse, pero se prohibió por el riesgo que supone para los bebés, así como para embarazadas y madres lactantes. No debe usarse.

La evidencia científica afirma que ninguno de estos antisépticos es imprescindible para la cura del cordón umbilical e incluso hay estudios que apuntan que pueden irritar la piel sensible del bebé si no se aplica de manera correcta. La mayoría de estudios que comparan la cura en seco con el uso de antisépticos para el cordón umbilical concluyen que con un antiséptico el tiempo de caída del cordón es mayor, y que, a pesar de reducir la tasa de colonización, esto no tiene relación con la infección del cordón umbilical.

La Asociación Española de Pediatría informa que son muchos los productos que se han empleado a lo largo del tiempo para el cuidado del cordón umbilical: soluciones antisépticas tópicas (clorhexidina 4%, alcohol 70°, sulfadiazina de plata, etc.) y antibióticos tópicos (bacitracina, mupirocina), el uso de estas sustancias se recomienda sólo en aquellas situaciones en las que un profesional sanitario, después de una valoración, las recomiende si las medidas higiénicas son deficitarias o la situación lo requiere.

En los países desarrollados, donde normalmente encontramos buenas medidas higiénicas y una adecuada atención neonatal, no se ha demostrado que tenga ningún beneficio el uso de estos antisépticos, recomendándose así el lavado con agua, jabón y mantenerlo seco y al aire en la medida de lo posible.

Cómo curar el cordón umbilical del recién nacido

Consejos para curar el cordón umbilical del bebé
Foto: Istock

Entonces, ¿qué podemos hacer para curar el cordón umbilical del bebé? La Asociación Española de Pediatría (AEPEP) recomienda las siguientes medidas:

  • Lavarse las manos antes de su cuidado.
  • Limpiar la zona del cordón con agua tibia y jabón neutro.
  • Posteriormente secarlo bien.
  • Cambiar frecuentemente los pañales del bebé y a poder ser doblar la parte de arriba del pañal para que no le roce y esté lo más aireado posible.

Qué signos de alarma tenemos que vigilar

Suele tardar en caerse la pinza aproximadamente ente 7-15 días dependiendo del grosor y la capacidad de cicatrización de cada bebé y los cuidados que realicemos.

Una vez que se cae, podemos observar pequeños restos de sangre seca (incluso ver puntitos de restos de sangre en el pañal), ¡no te asustes!, es normal. Como cualquier herida el centro y la zona más profunda tiene que terminar de cicatrizar manteniendo las mismas medidas que hemos tomado antes de la caída.

Lo que sí que debemos vigilar es cualquier signo de infección, como, por ejemplo: sangrado rojo activo que empape la gasa, secreción amarillenta maloliente (que puede ser síntoma de infección umbilical, enrojecimiento o inflamación o si pasados los 15 días el cordón aún no se ha caído. Ante cualquiera de estos signos te recomendamos que acudas a tu médico de referencia para una valoración profesional.

También te puede interesar:

Continúa leyendo