Piel del bebé

Dermatitis seborreica del bebé ¿es lo mismo que la dermatitis atópica?

¿La dermatitis seborreica es lo mismo que la dermatitis atópica? ¿Cuáles son sus diferencias y qué debemos tener en cuenta?

Alejandra tiene 2 meses. Sus padres están preocupados porque le están viendo escamas amarillentas en el cuero cabelludo y en las cejas. “¿Podría ser piel atópica?” -se preguntan- “Ahora hay muchos niños atópicos”-piensan-. Por lo demás la niña se encuentra perfectamente, come y gana peso con normalidad. Pero las escamas de la cabeza van a más y ya se ven a simple vista. Sus padres deciden acudir al pediatra, quien diagnostica una dermatitis seborreica y una costra láctea en la cabeza de la pequeña.

Dermatitis seborreica del bebé
Foto: Istock

Este caso es muy frecuente y también que al inicio cualquier alteración de la piel de los bebés se confunda con dermatitis atópica, que parece que está de moda. Sin embargo, no se trata de la misma entidad.

¿Qué es la dermatitis seborreica?

Es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que cursa en brotes. Se caracteriza por la aparición de escamas o placas amarillentas de aspecto graso. Su causa se relaciona con factores genéticos, producción excesiva de grasa o la implicación de algunos hongos.

Las zonas del cuerpo más afectadas suelen ser los pabellones auriculares, el cuero cabelludo y las cejas, pero también puede afectar a zonas de pliegues como ingles, axilas y el área del pañal. En estas zonas vamos a encontrar la piel enrojecida y fisurada, además de cubierta por una capa de escamas amarillentas.

¿Es específica de la infancia?

No. La afectación en bebés suele mejorar con la edad, pero puede volver a aparecer en la pubertad. También se puede dar el caso de no haber padecido dermatitis seborreica de bebé y debutar con ella en la edad adulta.

¿Qué es la costra láctea?

Costra láctea del bebé
Foto: Istock

La costra láctea en realidad es una forma de dermatitis seborreica que afecta al cuero cabelludo de los bebés. Es muy frecuente encontrarla en la consulta diaria, y su nivel de afectación varía enormemente, encontrando bebés con unas pocas escamas en la cabeza y otros con el cuero cabelludo casi cubierto por completo por placas amarillentas de aspecto graso.

Es muy importante explicar a los padres que no se trata de una enfermedad grave y que muchas veces la única consecuencia será meramente estética. Los bebés siguen haciendo “vida normal” comiendo como siempre, sonrientes y ganando peso. La costra láctea suele ser la primera manifestación de la dermatitis seborreica y muchas veces aparece en recién nacidos o en las primeras semanas de vida.

¿Cómo se trata?

Tradicionalmente, la costra láctea se ha tratado aplicando vaselinas o aceites sobre la cabeza del bebé para reblandecer las placas y retirarlas posteriormente pasando un peine de púas por el cuero cabelludo del bebé.

Esta solución podría usarse sin problemas ni riesgos para el bebé. También existen productos específicos, lociones, geles y champús, destinados especialmente para las pieles con tendencia descamativa o tendencia a padecer brotes de dermatitis seborreica.

En determinados casos, si hay mala respuesta al tratamiento, sospecha de sobreinfección fúngica, o un brote muy intenso con afección grave de la piel, el pediatra o dermatólogo pueden prescribir fármacos con corticoides, inmunomoduladores o antifúngicos.

¿Cuáles son las semejanzas y las diferencias con la dermatitis atópica?

  • En ambas enfermedades encontramos una piel inflamada de forma crónica y que cursa en forma de brotes.
  • La dermatitis seborreica aparece antes. Podemos encontrarla ya en bebés de pocas semanas. Sin embargo, el primer brote de dermatitis atópica aparece entre los tres y seis meses de vida.
  • También varían los lugares típicamente afectos. En el caso de la dermatitis seborreica van a ser cejas, cuero cabelludo y zonas de pliegues como ingles o axilas. En el caso de la dermatitis atópica, los primeros brotes en bebés suelen darse en las mejillas. Más adelante aparecerán también en pliegues, pero los más típicos serán tras las rodillas y en el interior de los codos.
  • En cuanto al diagnóstico va a ser similar en ambos casos, simplemente con una exploración física, reconociendo las lesiones típicas y las zonas donde se encuentran, será suficiente.
  • En cuanto al tratamiento ambas enfermedades podrían tratarse con corticoides tópicos en el caso de brotes. Sin embargo, la dermatitis atópica puede complicarse secundariamente al rascado con sobreinfección bacteriana de la piel, precisando cremas antibióticas mientras que la dermatitis seborreica no suele producir picor y en ella están más implicados los hongos.
Carmen de la Torre

Carmen De La Torre Morales

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

Continúa leyendo