Piel del bebé

¿Desde qué mes puede el bebé usar protector solar?

El daño solar, incluso en bebés y niños pequeños, tiende a ser muy peligroso, especialmente porque su piel es aún muy fina y sensible. Pero, ¿desde qué momento es posible empezar a usar protector solar?

La protección solar es imprescindible, especialmente cuando se trata de bebés y niños pequeños. Debido a ello, para proteger eficazmente su delicada y frágil piel de los peligros potenciales tanto de los rayos UVA como UVB, es esencial usar buena protección solar, además de tener en cuenta algunos factores importantes.

Como señalan los dermatólogos, a diferencia de la piel de los adultos, no es posible hacer una distinción entre un bebé con la piel clara y otro más moreno o bronceado. Es más, aunque es cierto que las pieles más oscuras hace que las quemaduras solares sean menos probables, todos los niños corren el riesgo de sufrir quemaduras cuando son expuestos al sol directo.

Por este motivo, el único protector solar para bebés eficaz es aquel que tenga un factor de protección mínimo de 50 (SPF50).

Pero, ante un día de sol y una temperatura agradable, es normal preguntarse desde qué momento deberíamos aplicar un protector solar a la piel del bebé. Pero, ¿a partir de qué mes sería más recomendado?

¿Cuándo es más seguro que el bebé use un protector solar?

Como señalan los expertos, es más seguro que los bebés utilicen protector solar cuando tengan al menos 6 meses de edad. Antes de esta edad, el riesgo de erupciones cutáneas y de que surjan otros efectos secundarios se incrementa, motivo por el cual no es aconsejable aplicar un protector sobre su delicada piel cuando aún es muy pequeño.

No obstante, existen ciertas excepciones. Y es que solo sería aconsejable cuando no es posible retirar al bebé del sol directo durante un breve período de tiempo en el que, además, tampoco es posible usar otras medidas de protección, como ropa ligera y suelta que cubra la piel, y un sombrero.

Dado que en estos momentos sí es más importante prevenir las quemaduras solares (que pueden volverse muy peligrosas y dañinas en los niños más pequeños), es posible aplicar una pequeña cantidad de protector solar en el rostro del bebé.

¿Cuáles son los beneficios al usar un protector solar en bebés mayores de 6 meses?

Al usar un protector solar lo que se persigue es evitar las quemaduras solares, que no solo pueden llegar a ser muy dolorosas, sino que, además, también pueden causar sensación de malestar y fiebre

De hecho, los rayos del sol pueden causar quemaduras térmicas, que serían similares a las que se puede producir al entrar en contacto con una estufa.

Protector solar para bebés
Foto: Istock

Ya se sabe que la exposición repetida al sol durante la infancia aumenta el riesgo de tener una piel más gruesa y arrugada a lo largo de la vida. Y, lo que es aún más grave, incrementa el riesgo de cáncer de piel.

Como señalan los dermatólogos, el daño solar que se produce cuando aún somos muy pequeños confiere un riesgo mucho mayor de desarrollar lunares y pecas, aumentando con ello el riesgo de desarrollar cáncer cutáneo.

Debido a ello, el uso de un buen protector solar puede ser de muchísima ayuda a la hora de prevenir daños en la piel que, al final, aumentan dichos riesgos. Además, se sabe que el daño de los rayos del sol es acumulativo, de manera que, cuanto más tiempo puedan los padres evitar daños en la piel del bebé por los rayos del sol, muchísimo mejor.

¿Qué protector solar escoger?

Es de vital importancia que el protector solar sea de calidad y cumpla a la perfección con las recomendaciones indicadas por dermatólogos. Teniendo esto en cuenta, debemos fijarnos en los siguientes criterios a la hora de escoger uno:

  • Escoge un protector solar de “amplio espectro”, que proteja contra los dos tipos de rayos solares que causan daño a la piel: tanto UVA como UVB.
  • Elige protector solar y bálsamo labial con SPF de al menos 30. Aunque, como indican los expertos, lo más recomendable sería optar por un índice de protección solar de al menos 50. Recuerda que el SPF indica el nivel de protección frente a los rayos UVB.

También es recomendable elegir protectores solares en forma de crema en lugar de en aerosol, dado que, aplicarlo en un clima ventoso, no solo puede ser complicado, sino que su eficacia podría verse reducida.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo