Aprendizaje

4 Errores que cometemos al tratar de estimular a nuestro bebé

Hay errores comunes que cometemos por prisa y ansiedad, dejadez o egoísmo, o desconocimiento. Estos cuatro son muy habituales.

Las prisas son muy malas consejeras para infinidad de cosas en la vida. Las ganas que tenemos de que algo llegue, lo que sea, nos pueden llevar a incurrir en ellas, y en según qué contextos esto puede tener consecuencias muy negativas. Por ejemplo, ocurre con el desarrollo natural de un recién nacido.

Nos dura poco tiempo el disfrute por la llegada de un recién nacido sin que las preocupaciones hagan acto de presencia. Enseguida, sobre todo en el caso de padres primerizos, llega el agobio por los hitos: han leído mucho, se han documentado previamente, durante el embarazo, y quieren que sus hijos cumplan lo que corresponde a su edad para saber que todo está bien. Pero esto puede llevarles a correr demasiado, sobre todo si encima hay otro bebe de la misma edad o parecida en la familia o en el grupo de amigos, ya que las comparaciones son inevitables entonces. 

Solemos cometer, por desconocimiento, dejadez o las citadas prisas, varios errores importantes a la hora de estimular y facilitar el desarrollo natural de nuestros bebés. La especialista en estimulación del recién nacido y neurodesarrollo, además de divulgadora en la cuenta de Instagram @estimulacion, Andrea E. Da Silva, cita los cuatro que son, en su experiencia, los errores más habituales de padres y madres de hijos pequeños.

No respetar sus horarios de siestas y comidas

La rutina es esencial en los pequeños. En lo que respecta a la alimentación, durante la lactancia materna, ellos demandan lo que necesitan, pero su sueño y su descanso es responsabilidad de los adultos que le rodean. Y no siempre se respetan los horarios que necesita. “El respetar sus horarios te ayudarán a su correcto desarrollo integral y al disfrute de las sesiones de estimulación”, dice Da Silva.

Tummy time precoz

El tummy time no es otra cosa que la posición básica bocabajo en los bebes. Es un ejercicio que requiere fuerza y capacidad en el bebé para practicar levantando su cabeza hasta que sea capaz de girar. Debemos hacerlo en entornos muy controlados y, sobre todo, cuando el menor esté preparado, no antes de tiempo. Además, Andrea E. Da Silva advierte de que no es un ejercicio obligatorio. “El tummy time es un ejercicio que requiere de mucha fuerza y comodidad del bebé con su cuerpo. Si no tolera la postura algo puede estar pasando en su tono muscular”, asegura. 

Sentarlo antes de tiempo

“A los 6 meses el sistema nervioso manda una señal y los bebés desarrollan la habilidad de defender su postura”, explica la experta en estimulación. “Eso quiere decir que si sienten que se caerán de lado se van a sostener con su mano, al igual que nosotros, cuando nos caemos, lo primero que hacemos es sacar las manos para no golpearnos”, añade. A menudo, deseosos porque se sostengan erguidos, forzamos demasiado la máquina en vez de dejar que el ritmo, como recomiendan los expertos, lo marque siempre el bebé. 

Comparar con otros bebés de su edad

Este error no necesita demasiada explicación. De hecho no la da Andrea E. Da Silva. Es muy habitual, casi irresistible, comparar el desarrollo de nuestros hijos e hijas con sus semejantes. Y, sobre todo, lo es comparar los hitos conseguidos por unos y otros a la misma edad. Las prisas, cuando nuestro peque no ha conseguido hacer algo que ya podría por edad, suelen llegar porque otro niño o niña cercano ya lo hace o hacía a su edad. Y esto es un error que lo único que va a hacer es crearnos ansiedad, inseguridad y nerviosismo. Nos puede llevar, de nuevo, a precipitarnos en la estimulación de nuestro bebé. Piensa que casi todos los hitos en pediatría, sobre todo en los primeros años de vida, tienen una horquilla amplia de tiempo en los que se considera un desarrollo normal.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo