Accesorios del pelo

¿Es malo poner diademas y otros accesorios en la cabeza del bebé?

La presión que ejercen estos accesorios sobre sus cerebros puede no ser tan buena, según varios expertos. ¿Hay otras alternativas para vestir a nuestros hijos? Sí, descubre cuáles son aquí.

bebe diademas
Fuente: Istock

Siempre nos gusta vestir a nuestros bebés de manera coqueta. Tanto es así que cuando tienen hermanos intentamos que todos vayan a conjunto. Que si los pantalones, los vestidos, los zapatos, la chaquetita, y los accesorios para el pelo porque, ojo, también queremos que luzcan guapos y guapas con algún peinado. Y, sobre todo: las miles de diademas que compramos de distintos colores y estampados.

Existen muchos adornos para el pelo y uno de ellos son los turbantes y las diademas que les ponemos a niños y niñas de todas las edades. Este gusto por los accesorios para el pelo en los niños no es nuevo, ya que lleva practicándose durante mucho tiempo. Sin embargo, es cierto que desde la aparición de los baby shower -una fiesta estadounidense para celebrar la llegada del bebé que se festeja ya por todo el mundo- se ha incrementado el uso de las diademas y los turbantes en la cabecita del bebé porque las familias quieren que todo el diseño de la fiesta vaya acorde con sus hijos.

Pues bien, poner a nuestros hijos diademas o turbantes no es nada bueno para ellos. La Academia de Dermatología Española explica que estos accesorios producen una presión constante en la cabeza que puede provocar alteraciones o malformaciones craneoencefálicas tempranas, y añaden que, además, el cerebro se expone a posibles lesiones y puede ser peligroso.

¿Pueden hacer daño las diademas a los bebés?

El osteópata José Eduardo Souza razona en su perfil de Facebook, donde comparte las preguntas de sus pacientes que: "Todos los huesos del cráneo están constituidos por un solo tejido en el momento del nacimiento, la osificación [proceso cuando se crean los huesos] no está completa y esto permite una flexibilidad en toda la zona".

Pero no solamente la presión afecta al cerebro: también al funcionamiento gástrico porque las diademas comprimen el nervio vago (un nervio craneal) que se encarga de regular las respuestas sensitivas y motoras del intestino. Si se presiona frecuentemente el nervio lo que hace este es aumentar el riesgo de que los bebés tengan reflujo provocándoles acidez estomacal y problemas digestivos.

Riesgo de asfixia

Además, existe un punto en su contra: diademas no solo ejercen presión sobre el cerebro de los bebés, también aumentan el riesgo de asfixia porque al ser tan pequeños estos accesorios, los niños pueden quitárselos de la cabeza y llevárselos a la boca. Ya sabemos cómo de inquietos y curiosos son los peques que les encanta descubrir todo.

El Instituto Médico Dermatológico indica también que para los niños que son mayores la presión de las coletas hacen que las células del pelo se debiliten y se caiga, esto afecta así mismo a los bebés porque tienen el pelo muy fino y frágil. ¿Existen otras alternativas a las diademas? El doctor osteópata José Eduardo Souza dice que sí, podemos utilizar las diademas, pero que sean muy blandas para que no compriman sus cabezas.

Pero tras conocer toda esta información no nos debemos alarmar, ya sabemos las consecuencias que tienen las diademas y los turbantes, ahora tenemos que buscar accesorios del pelo que no ejerzan tanta presión sobre la cabeza de nuestros bebés porque ante todo lo más importante es la salud.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo