Nunca hagas esto a tu hijo

Esto es lo que no debes hacerle nunca a tu bebé

Al criar a un bebé podemos estar cometiendo errores que no son beneficiosos en absoluto. Tomemos nota de ellos para corregirlos.

A veces, aunque algunas cosas se hayan hecho durante generaciones para criar a los bebés, no significa que estas sean las más recomendables para su salud. Por eso, si podemos revisar algunas de estas formas de crianza siempre podemos corregirlas. Veamos algunos errores que se cometen al criar a un bebé.

El bebé es una personita que depende de ti, tanto para todos sus cuidados vitales -como comer y vestirse-,  como para aquellos de nivel emocional: necesitan de tu cariño y atención por muy pequeñitos que sean. Por eso, es importante revisar nuestra forma de crianza y asegurarnos de que no cometemos algunos errores que podrían no ser beneficiosos para su salud.

Errores que no debes cometer con tu bebé

Toma nota de estas prácticas para intentar no hacerlas con tu hijo, podrían ser perjudiciales para su salud:

Forzarlo a comer o darle alimentos peligrosos

No debes nunca forzar a tu bebé a comer, aunque sea para intentar introducir un nuevo alimento en su dieta. De hecho, puedes lograr justo lo contrario y que acabe rechazándolo. Por supuesto, tampoco debes ofrecerle alimentos que puedan suponen un riesgo de atragantamiento para él.

No ayudarlo a expulsar los gases

Es crucial que ayudes al pequeñín a expulsar los gases después de cada toma, para que así eructe y no vaya acumulando aire. En caso de no hacerlo pueden generarse cólicos.

Sacudirlo con movimientos bruscos

Por mucho que llore o por muy cansado que estés, jamás debes sacudir a tu hijo con movimientos bruscos. Esto puede acabar teniendo efectos muy negativos para él, ya que su cerebro se mueve hacia adelante y hacia atrás y puede chocar contra las paredes de su cráneo, algo que puede causar daño cerebral, sordera o consecuencias peores.

Dejarlo solo en su cama o al cambiarlo

Pese a que sea pequeño y parezca que no puede moverse demasiado, no debes dejar nunca solo al bebé, podría dar vueltas sobre sí mismos, moverse y caer al suelo.

Abrigarlo en exceso

Aunque sea pequeñito nunca debes abrigarle de más, especialmente al dormir. Se recomienda cubrir a los recién nacidos con una capa más que los adultos, pero a partir del año ya pueden abrigarse igual que nosotros.

bebé
Fuente: iStock

Dejarlo dormir boca abajo

La mejor y más segura forma que tienen los bebés para dormir es boca arriba, por lo que no debes nunca descuidarlo mientras está durmiendo. Conseguir que duerma con la postura correcta puede reducir el riesgo de Síndrome de muerte súbita del lactante.

Dejar a su alcance objetos peligrosos

Nunca debes dejar a su alrededor objetos que pueda alcanzar con su manitas, especialmente objetos pequeños como pulseras, pilas, imanes… Si encima ya sabe gatear, debes tener cuidado con ciertas cosas como los enchufes, utensilios, electrodomésticos, productos de limpieza, escaleras

No hacerle caso al llorar o ignorarlo

Dejar llorar a un bebé para que acabe durmiéndose no es para nada beneficioso. El llanto es la forma que tienen los pequeñines de decirnos que nos necesitan, por eso no debemos nunca dejar de hacerles caso. Lo mismo pasa con ignorarles, aunque no estén llorando, también necesitan de nuestra atención e interacción.

No despedirte

Nunca debes irte o desaparecer sin despedirte de tu hijo. Aunque creas que eso lo ayudará a no sufrir por la angustia de separación, realmente estarás logrando lo contrario y le generarás desconcierto.

Dejarlo solito dentro del coche

Da igual que sea un minuto, cinco o diez, nunca, nunca, dejes solo a un niño dentro del coche. Da igual también que sea verano, otoño o invierno. La temperatura sube muy rápidamente dentro del automóvil y podría volverse una trampa mortal.

No utilizar sillita para el coche

Es obligatorio que los bebés viajen en coche con el respectivo sistema de retención infantil y que, por supuesto, vaya bien colocado y sea el adecuado a su edad.

Gritarle, pegarle u otros castigos físicos

Piensa que para él tú eres su figura de apego, y por supuesto, su figura de referencia. ¿Cómo se puede sentir un bebé si tienes una actitud violenta o desbordada con él? ¿Qué puede aprender de ti si le gritas? Recuerda que por muy superado o estresado que estés no debes gritarle y mucho menos pegarle de ninguna forma.

Continúa leyendo