Estreñimiento en niños

Estreñimiento infantil: ¿cómo se puede solucionar?

El estreñimiento en niños puede convertirse en una afección muy preocupante para muchas mamás y papás, especialmente a partir de los 2 años de edad, que es cuando suele ser común su aparición. Por suerte, el tratamiento del estreñimiento infantil pasa por seguir una serie de consejos básicos que serán de gran ayuda.

Aunque comienza a manifestarse en un 25 por ciento de los casos en el primer año de vida, la realidad es que el estreñimiento en niños suele aparecer sobre todo en pequeños de entre 2 a 4 años de edad, periodo de tiempo en el que se tiende a registrar la prevalencia más elevada.

A pesar de que en muchas ocasiones suele considerarse al estreñimiento como una patología o enfermedad, la realidad es que no se trata de una afección por sí sola, y sí de un síntoma que, si no es diagnosticado y tratado rápidamente, puede terminar derivando en un problema crónico.

Por suerte, es fácil de evitar y de tratar en caso de que aparezca. No obstante, cuando lo hace, suele convertirse en un motivo de preocupación para muchos padres (pero no para el pediatra o especialista médico, salvo excepciones).

¿Cómo tratar el estreñimiento infantil?

Si han diagnosticado de estreñimiento a tu hijo/a, existen algunas pautas básicas que se utilizan habitualmente en su tratamiento. Los más útiles son los siguientes:

  • Consumo de fibra: Es necesario seguir una dieta que incluya la cantidad suficiente de fibra. Para ello, se deben incluir alimentos ricos en fibra entre los que destacan opciones tan nutritivas y saludables como la fruta, verduras y hortalizas, pan integral y cereales integrales). Pero para conseguirlo es importantísimo introducir las cantidades poco a poco, ya que un exceso de fibra puede tener el efecto contrario -ocasionando además gases y malestar estomacal-, en lugar de reducir el estreñimiento. Si el niño es menor de un año es útil recurrir a cereales, papillas con frutas y verduras. Si el niño es más grande, es necesario asegurar un menú variado, rico en los alimentos indicados anteriormente.
  • Ingesta de líquidos: Tanto el agua como otros líquidos ayudan positivamente a la hora de conseguir que las heces se muevan con mayor facilidad a lo largo de todo el intestino. Aunque varía en función de la edad y del peso, la cantidad de líquidos que el pequeño necesita oscila entre los 3 a 4 vasos de agua al día. Si el estreñimiento surge durante la etapa de transición de la leche materna al consumo de alimentos sólidos, puedes optar por un poco de zumo de ciruela natural cada día.
  • Práctica de ejercicio físico: Como ocurre con la administración de líquidos, la actividad física también ayuda de forma tremendamente positiva en el tratamiento del estreñimiento infantil, aportando interesantes beneficios al activar los movimientos intestinales. Entre la actividad que tu hijo puede practicar, podemos mencionar montar en bicicleta, correr con sus amigos o jugar a la pelota.
  • La hora de ir al baño: Es importante acostumbrar al pequeño al hábito de ir al baño, recordándole que no debe aguantarse las ganas cuando se encuentre fuera de casa. Se recomienda sentar al niño en el inodoro por lo menos 5-10 minutos, intentándolo hacerlo siempre a la misma hora todos los días. Un buen momento es después de una comida.

En caso de que el pediatra no los haya prescrito, no son recomendables ni los suplementos dietéticos ni los suplementos de fibra. Además, tanto los laxantes como los supositorios de glicerina deben ser administrados bajo la debida supervisión del pediatra o médico.

¿Se puede prevenir? Consejos útiles que te ayudarán a evitar el estreñimiento en tus hijos

Lo cierto es que el estreñimiento es fácil de evitar, y para conseguirlo solo es necesario mantener determinados hábitos, que pueden ser de gran ayuda a la hora de prevenir su aparición.

Por ejemplo, debes asegurarte que tu hijo/a toma la suficiente cantidad de líquidos. No solo agua, también leche y jugos de frutas naturales (elaborados en casa, recién elaborados y sin añadir azúcar ni ningún otro endulzante).

Es recomendable mantener una dieta que incluya alimentos con fibra, que además de nutritivos son muy saludables. Destacan las frutas (plátano, manzana, naranjas, ciruelas y kiwi), vegetales, hortalizas y verduras, pan integral, pasta integral y cereales integrales (como la avena).

La práctica de actividad física es fundamental, especialmente si el niño ya se encuentra en la escuela.

¿Qué es el estreñimiento infantil y cuáles son sus causas?

Si tuviéramos que definir en qué consiste el estreñimiento, básicamente podríamos definirlo como la retención de las heces, lo que ocasiona una disminución del número de evacuaciones, de manera que poco a poco adquieren una consistencia dura. Se trata de un término médico que también se utiliza no solo para este problema, sino para la dificultad de defecar en sí misma, que en muchos momentos suele estar unido a la sensación -permanente- de evacuación incompleta. 

De acuerdo a la Societat Catalana de Digestologia, el estreñimiento es un síntoma que se caracteriza por la disminución en el número de deposiciones, o bien por la existencia de cierta dificultad o esfuerzo excesivo para expulsarlas.

Para llegar al diagnóstico de estreñimiento, es necesario que el número de deposiciones a la semana sea menor a 3, las heces sean duras y además el niño realice un esfuerzo excesivo al evacuar. También puede existir sensación de bloqueo u obstrucción, necesitar la ayuda de usar alguna lavativa o supositorio para hacer una deposición, o tener la sensación de haber evacuado incompletamente (es decir, tener la sensación de no haber terminado). En definitiva, para que exista estreñimiento se deben cumplir dos o más de estos síntomas

No obstante, debes tener en cuenta algo fundamental: cada niño/a tiene un ritmo intestinal diferente, por lo que es sumamente aconsejable consultar siempre al pediatra para que pueda llegar -o no- al diagnóstico, y finalmente prescriba el tratamiento más adecuado.

¿Cuáles son las causas del estreñimiento en niños?

Son varias las causas que pueden influir en la aparición del estreñimiento en los más peques de la casa.

En la mayoría de las ocasiones, suele deberse a que mantiene una alimentación baja en alimentos ricos en fibra, en la que tampoco se incluye la suficiente cantidad de agua, especialmente si el niño sigue además una dieta rica en pan blanco, queso, carne, alimentos procesados y bollería. Y es que ambos elementos (tanto la fibra como el agua) son esenciales para que los intestinos puedan moverse con absoluta normalidad, facilitando el peristaltismo, que consiste en el conjunto de movimientos contractivos del tubo digestivo, los cuales permiten la producción desde el estómago hacia el ano de su contenido.

Pero no es la única, ya que en los niños, la aparición del estreñimiento infantil puede deberse también a alguna de las siguientes causas:

  • Retirada inadecuada del pañal o falta de hábitos adecuados relacionados con el control de esfínteres.
  • Desorden en los horarios de las comidas.
  • Alguna alteración en los hábitos del niño.
  • Problemas y alteraciones psicológicas. Por ejemplo, es común que el niño cuando esté fuera de casa se aguante las ganas de ir al baño.
  • Otras causas de tipo orgánico, como hemorroides, malformaciones anales, enfermedades neurológicas, diabetes o hipotiroidismo.
  • Consumo de algunos medicamentos, en especial antiespasmódicos y anticonvulsionantes.

Referencias bibliográficas:

  • Poddar U. Approach to Constipation in Children. Indian Pediatr. 2016 Apr;53(4):319-27.
  • Tabbers MM, Benninga MA. Constipation in children: fibre and probiotics. BMJ Clin Evid. 2015 Mar 10;2015. pii: 0303.
  • Colombo JM, Wassom MC, Rosen JM. Constipation and Encopresis in Childhood. Pediatr Rev. 2015 Sep;36(9):392-401; quiz 402. doi: 10.1542/pir.36-9-392.
  • Nurko S, Zimmerman LA. Evaluation and treatment of constipation in children and adolescents. Am Fam Physician. 2014 Jul 15;90(2):82-90.
Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

CONTINÚA LEYENDO