Enfermedades en el niño

Fiebre en bebés menores de 6 meses: ¿por qué ocurre y cómo tratarla?

Los padres primerizos suelen estar agobiados con un montón de dudas, alimentación, pecho, cuidados de la piel, baño, aseo, vacunas…pero todas estas dudas se quedan en nada cuando su bebé empieza con fiebre.

El primer motivo de consulta en las Urgencias de Pediatría es la fiebre, sin lugar a dudas, aunque sobre todo acuden bebés que ya acuden a escuela infantil. ¿Qué pasa si mi bebé tiene menos de seis meses? En bebés pequeños y especialmente recién nacidos, deben activarse las alarmas ante la fiebre.

¿Qué consideramos fiebre?

Fiebre en bebés menores de 6 meses
Foto: Istock

Habitualmente nuestra temperatura oscila entre los 36.3ºC y 36.9ºC. Cuando nuestro organismo se enfrenta a una infección vírica o bacteriana suele elevar su temperatura por encima de lo habitual. Ese ascenso se conoce como fiebre.

La mayoría de los pediatras consideramos fiebre de 38ºC en adelante. Entre 37ºC y 37,9ºC consideramos febrícula o, lo que toda la vida se ha llamado “tener unas décimas”.

Cómo actuar cuando nuestro bebé tiene fiebre

Nuestra actuación va a depender de varios factores, pero sobre todo de la edad que tenga el niño. Debéis saber que todos los bebés de 3 meses o menos que tengan fiebre deben acudir a las urgencias del hospital para ser valorados.

La fiebre puede deberse a una infección vírica, pero también podría deberse a una infección bacteriana. Los bebés de pocos meses tienen el sistema inmunitario aun muy inmaduro y por esto una infección bacteriana puede progresar a una enfermedad grave o a una sepsis. No es normal que un bebé de pocos meses o recién nacido tenga fiebre, si exceptuamos las reacciones vacunales.

También puede darse el caso de encontrar que un bebé tiene unas décimas cuando está excesivamente abrigado. Es común que los padres, preocupados por el bebé se acatarra o se constipa, tapen al bebé con numerosas capas de ropa.

Si crees que puede ser el motivo por el que tu bebé tiene febrícula, retira una o dos capas de ropa y vuelve a tomar la temperatura en unos veinte minutos. Si la temperatura es normal no te preocupes, seguramente lo tenías más tapado de la cuenta. Controla su temperatura cada media hora un par de veces más por si acaso, pero si la temperatura sigue normal, no hay problema.

Termómetros en bebés con fiebre
Foto: Istock

Si tenemos un bebé de entre tres y seis meses podemos esperar a que lo vea su pediatra de centro de salud, pero en ese caso os recomiendo que cumpla una serie de requisitos: que la fiebre sea inferior a 38.5ºC, que baje un grado cuando le deis el antitérmico (que en este caso siempre va a ser paracetamol) y que el bebé tenga buen estado general (tenga buen color, llanto vigoroso, respira con normalidad y coma aceptablemente) y que no haya sido prematuro.  En caso contrario os recomiendo acudir al hospital.

Qué termómetro usar

Pues entre la multitud de termómetros y dispositivos para tomar la temperatura yo os aconsejo que compréis el más fácil de usar, el termómetro digital. Si, el de toda la vida, que se pone en la axila, con punta metálica y que pita cuando marca la temperatura. ¿Dónde ponerlo? En la axila. Y la temperatura que marque es la que tiene el bebé. Recuerda que si tomas la temperatura vía rectal deberás restar medio grado. Es decir, si te salen 37.5ºC en el culete, en realidad el bebé tiene 37ºC.

¿Qué medicación puedo darle?

En caso de un bebé de menos de tres meses podemos administrar paracetamol, y acudir inmediatamente a urgencias para que lo valoren. El paracetamol es el único antitérmicos que podemos usar desde la edad de recién nacido.

A partir de tres meses también podría usarse el ibuprofeno. Existe otro antitérmico, el metamizol, pero no se considera “de primera elección”. Debe usarse bajo prescripción médica y una vez que el bebé haya sido valorado por el pediatra. En cualquier caso, no os lo recomiendo administrar de entrada y menos a un bebé de seis meses o menos.  

No se recomienda alternar fármacos, puesto que está demostrado que esta práctica no va a bajar más la temperatura y supone riesgo de intoxicación, ya que podemos confundirnos con las dosis. Si es posible, utiliza sólo paracetamol o ibuprofeno. Es importante tener en cuenta que lo que pretendemos con la medicación es aliviar las molestias, no dejar al bebé a 36.6ºC. No perdamos de vista que la fiebre es una defensa y la elevación de la temperatura corporal pretende ayudar al organismo a acabar con los virus o bacterias que infectan nuestro cuerpo.

Carmen de la Torre

Carmen De La Torre Morales

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

Continúa leyendo