Patrocinado

¿Hacia dónde avanza la investigación en leches infantiles?

No cabe duda, y la ciencia lo respalda, de que la leche materna es el alimento ideal para los lactantes sanos y que aporta los nutrientes necesarios para un correcto crecimiento y desarrollo del niño.

Es debido a esa sabida importancia de la leche materna por lo que las fórmulas infantiles se basan en la composición y la función de la leche de la madre. Además, todos los ingredientes que componen las leches infantiles están regulados por normativas nacionales e internacionales que establecen directrices sobre cómo debe ser su composición y también establecen criterios sobre su comercialización y difusión. No solo hay normativas y pautas a seguir: también existen recomendaciones sobre cómo debe ser la composición de los alimentos infantiles que elaboran Comités de Pediatría como la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN) y la Academia Americana de Pediatría (AAP). Con estas recomendaciones, de lo que se trata es de que los preparados destinados a consumo infantil contengan los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo de los niños, además de ser seguros nutricionalmente hablando, de manera que puedan imitar los beneficios y las funciones de la leche materna. Estos requisitos deben cumplirse tanto cuando las fórmulas infantiles se utilizan como fuente única de alimento durante los primeros 4-6 meses de vida, así como cuando son utilizadas en combinación con la alimentación complementaria, a partir de los 4-6 meses.

No todas las leches son iguales

Partiendo de esos requisitos nutricionales y de calidad que se exigen, después cada marca puede investigar y añadir ingredientes complementarios para diferenciar sus productos y hacerlos más completos, por lo que no todas las fórmulas infantiles son iguales ni de la misma calidad.

¿En qué líneas investigan las marcas para hacer sus fórmulas más completas?

Una de las líneas principales de investigación desde hace mucho tiempo ha sido la fracción lipídica de la leche materna (análisis de su contenido de lípidos), pero en la última década también se ha considerado importante analizar la fracción proteica, especialmente de las proteínas séricas, que pueden tener funciones bioactivas, es decir, beneficios no solo a nivel nutricional. Tras largas investigaciones, se han identificado esas proteínas bioactivas en la leche de vaca y se ha comprobado que, si se añaden debidamente a las fórmulas infantiles, se pueden conseguir funcionalidades similares a las de la leche materna. Es la investigación y el hecho de añadir estos compuestos lo que establece las diferencias entre unas leches infantiles y otras, ya que no todas avanzan en esa línea.

Sin embargo, la investigación en el marco de las leches infantiles busca estudiar y comprender cada vez más la composición de la leche materna para poder incluir en las leches infantiles un mayor número de los compuestos presentes en la misma.

En esa línea de investigación y de proceso de acercamiento a la leche materna se encuentra la leche de continuación Blemil plus 2 Optimum, resultado de los avances tecnológicos y científicos de Laboratorios Ordesa durante sus más de 75 años de existencia.

Esta leche de continuación contiene proteínas séricas ricas en MFGM, alfa-lactoalbúmina y osteopontina láctea, compuestos bioactivos presentes en la leche materna. Además, también tiene Bifidobacterium infantis IM1, bifidobacteria patentada y de uso exclusivo de Ordesa, característica de los bebés alimentados al pecho.

¿Qué proporciona Blemil plus 2 Optimum?

  • Es fuente de vitamina D, que ayuda al normal funcionamiento del sistema inmune. Por lo que ofrece protección.
  • Es fuente de Calcio y vitamina D, necesaria para el normal crecimiento y desarrollo de los huesos, por lo que vela por un óptimo crecimiento.
  • Es fuente de Hierro, que favorece el normal desarrollo cognitivo, y con DHA, que contribuye al desarrollo visual de los niños hasta los 12 meses, siempre que la ingesta diaria sea superior a 100 mg, por lo que ayuda a un desarrollo cognitivo y visual.
  • Tiene buen sabor y ofrece una buena digestión gracias a su elevado contenido en grasa láctea. Además, no contiene aceite de palma.

Continúa leyendo