Posibles causas

¿Hasta qué edad hay que sacar los gases al bebé?

Los bebés tienden a acumular gases que no saben cómo expulsar. Por eso es muy importante que les ayudemos a hacerlo. Veamos algunos consejos para ello.

Ayudar a los bebés a expulsar los gases es esencial, sobre todo durante los primeros meses de vida cuando aún no controlan bien la succión y es muy habitual que los tengan. Por eso es fundamental que los ayudemos, porque tampoco saben cómo expulsarlos por ellos mismos y porque pueden ser muy molestos y dolorosos.

¿Cómo se pueden producir los gases?

Por un lado, y una de las razones más comunes, es que los gases se produzcan cuando entra aire durante las tomas (ya sea por una adecuada posición de la madre, o por un mal agarre del pecho), pero también son habituales cuando los bebés tienen llantos intensos y continuos.

Por otra parte, también pueden originarse debido a alguna intolerancia, algo que, en caso de ser así debe ser revisado por el pediatra. Asimismo, también se observa la producción de gases en algunas patologías como gastroenteritis.

¿Hasta qué edad es habitual que un bebé tenga gases?

Lo más frecuente es que un bebé tenga gases especialmente durante los tres primeros meses de vida. La razón es que su sistema digestivo y sus intestinos no han madurado todavía, y al estar la zona más sensible, pueden llegar a producirse estos gases que son tan molestos.

Eso sí, a los seis meses también es posible que los bebés puedan seguir experimentándolos y esto puede ser debido a que comienzan a aumentar su dieta (como tomar leche de fórmula) lo que puede causar que aparezcan gases en su sistema. De la misma forma que cuando llegan a cumplir un añito y la cantidad de alimentos sólidos que ingieren aumenta.

Consejos para ayudar al bebé a expulsarlos

madre e hijo
Fuente: iStock

Si quieres ayudar al bebé a expulsar los gases, toma nota de estos consejos:

  • Si vas a alimentar al peque con biberón, recuerda dárselo de manera adecuada para que durante las tomas no trague demasiado aire.
  • Lo mejor es darle alimento en una postura recta. Cuanto más encogido o tumbado esté un bebé, más probable es que se le acumulen gases. Lo mejor es darle de comer con una postura erguida.
  • Intenta que no esté muy ansioso antes de comer. Si el peque está muy hambriento y llega a ponerse a llorar del hambre, es probable que trague más aire por el ansia que tiene.
  • Asegúrate de que la tetina tenga el tamaño correcto. El agujerito del biberón no debe ser ni muy grande, ni muy pequeño. Tener el tamaño adecuado le ayudará a no acumular gases a la hora de succionar.
  • Ve sacando su aire con frecuencia, no esperes a que termine de comer. No tienes que esperar a que termine: si le das el biberón, ayúdale cada pocos minutos, y si le das el pecho, cuando cambies de uno a otro. Ayúdale a eructar.
  • Hazle masajes en la tripa. Otra idea para ayudar al peque con los gases es haciéndole masajes con movimientos circulares sobre la zona abdominal y en el sentido de las agujas del reloj.
  • Prueba la postura de la bicicleta. Para poner en práctica esta técnica, prueba a acostarlo sobre una superficie plana, sujetarle las piernas y moverlas en círculos simulando como si estuviera en una bici pedaleando.
  • Ponle calor en la zona para ayudarle a aliviar sus molestias. Puedes hacerlo con tus manos, colocándole una toalla mojada en agua tibia o utilizando unas bandas de calor o almohadas diseñadas específicamente para esto.

Continúa leyendo